Haro recupera su esplendor

El Ayuntamiento compra la casa de Sánchez del Río para derribarla y crear un espacio ajardinado

C. VALDERRAMA
::
                         DONÉZARTrasera del Ayuntamiento, casa de Sánchez del Río ahora adquirida, y la de Pisón. ::
                         C.V./
:: DONÉZARTrasera del Ayuntamiento, casa de Sánchez del Río ahora adquirida, y la de Pisón. :: C.V.

Figuraba en los Presupuestos del año 2013 y finalmente el Ayuntamiento de Haro ha hecho efectiva su compra. En los últimos días, desde el Consistorio jarrero se ha adquirido el inmueble de Sánchez del Río, situado junto a la Casa Consistorial. De tres plantas, era hasta hace poco la sede de uno de los estancos de Haro. Su traslado a la Ventilla lo ha dejado vacío.

Desde el Consistorio jarrero llevaban tiempo interesados. Las obras de ampliación de la Casa Consistorial se terminaron sin llegar a concretar la compra de un inmueble que finalmente ha pasado a ser propiedad municipal. El alcalde de Haro, Patricio Capellán, asegura que esperó hasta que estuviera libre de cargas: «Se habló con los tres propietarios y se llegó a un acuerdo».

La partida reservada en los Presupuestos era de 120.000 euros para la compra de la casa. La intención del Ayuntamiento es «derribarla y hacer un jardín». El edificio se encuentra entre el recién recuperado Ayuntamiento de Haro y la casa de Pisón. «La idea es dejar un espacio abierto para que los dos edificios luzcan en todo su esplendor», asegura el alcalde, Patricio Capellán.

El siguiente trámite antes de la demolición es consultar con Patrimonio. La casa de Sánchez del Río tiene grado de protección, pero se espera que «no sea impedimento para tirarla». En opinión del alcalde, «es un postizo que se añadió y lo que se trata es de recuperar el casco antiguo como estaba».

De todas formas, el derribo del edificio se dejará para el próximo año y si es posible se incluirá en los Presupuestos de 2014. Después de tirar la casa, se limpiará y acondicionará un jardín similar al que tiene la casa de Pisón. En principio la zona también podría estar protegida por una valla «para evitar crear zonas arrinconadas».

La ampliación de la Casa Consistorial conllevó la compra de todos los inmuebles de la manzana de Sánchez del Río salvo esa casa. Las obras se terminaron el pasado año y junto a la mejora del Ayuntamiento se creó una plaza en la trasera, justo donde se encuentra la recién comprada casa.

Hasta allí se trasladó la escultura del Tonelero, que forma parte del conjunto de imágenes que recuerdan los oficios artesanos, y se acondicionó una plaza con bancos y arbolado. Como consecuencia, la parada de taxis, que se situaba detrás del Ayuntamiento, se trasladó a la plaza de Castañares, en frente del edificio de los juzgados.