Hallan en Málaga a un hombre ahorcado junto al cadáver de su hija de seis años

El fallecido había sido condenado por violencia machista a seis meses de prisión aunque sobre él no pesaba orden de alejamiento de la menor

V. MELGARMÁLAGA.
Tres agentes abandonan la casa donde se hallaron los cuerpos. ::
                         EFE/
Tres agentes abandonan la casa donde se hallaron los cuerpos. :: EFE

El municipio malagueño de Campillos no podrá olvidarlo. La escena es espeluznante. Un padre condenado por malos tratos a su exmujer, de la que estaba separado, fue hallado ahorcado junto al cadáver de su hija de tan solo seis años en la vivienda familiar.

El cuerpo de él, Diego Gallardo Padilla, de 32 años, apareció colgado del hueco de la escalera de su casa, al parecer con un cinturón, y el de la pequeña, tendido sobre la cama de una habitación con espuma en la boca, según explicó el alcalde, el socialista Jesús Galeote.

Los hechos tuvieron lugar en el domicilio donde el fallecido vivía con su padre, de 60 años, explicó un vecino, en la casa familiar de toda la vida. «Aquí se crió», añadió otro residente del municipio que apuntó que su madre ya había fallecido. El abuelo de la niña trabaja como guarda nocturno en una empresa de pieles, un sector que vertebra la economía del pueblo junto con el de la agricultura, y se encontró al regresar por la mañana con la situación que jamás hubiera podido imaginar.

Según algunos vecinos, fue la hermana del fallecido, a punto de dar a luz, y su marido los que primero acudieron a la vivienda. Habían quedado con Diego y la niña para llevarlos a la estación del AVE de Antequera, puesto que la menor debía de regresar a Mataró, en Barcelona, donde vivía con su madre, que tenía su tutela, y sus abuelos maternos después de pasar unos días de vacaciones con su padre en Campillos. La pareja se encontraba separada desde hace varios meses, indicó el alcalde.

Según confirmó la Delegación del Gobierno en Andalucía, Diego fue condenado el pasado mes de diciembre por el Juzgado Mixto número 3 de Antequera por violencia machista a seis meses de prisión y a la prohibición de acercamiento y comunicación hacia su pareja durante dos años. No obstante, la pena de prisión, al parecer, estaba suspendida y no constaban medidas de alejamiento de la hija.

Sin signos de violencia

Las primeras investigaciones apuntan a que la pequeña habría fallecido a causa de un edema pulmonar. El regidor confirmó que, en principio, el cadáver no presentaba signos de violencia. Las hipótesis que se bajaran son que Leonor hubiera fallecido de muerte natural y que el padre se suicidara al descubrir su muerte o bien tras la ingesta de alguna sustancia, de forma consciente o inconsciente, por parte del progenitor.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Antequera dirige la investigación después de que se ordenara el levantamiento de los cadáveres cerca de las 12.00 horas del mediodía. Los cuerpos fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Málaga. «No se sabe la causa de la muerte de la niña. Estaba tendida en la cama, fría», manifestó Galeote al tiempo que afirmó que el matrimonio vivía antes de separarse en el pueblo en el que la madre tiene primos y tíos.