El SUP defiende a los policías en la huelga del 14-N y culpa a «unos pocos» radicales de los incidentes

«Hay grabaciones íntegras realizadas por los funcionarios policiales» que han sido «puestas a disposición de quien realmente tiene que valorarlas y juzgarlas», indican en un escrito

LA RIOJALOGROÑO.
Policías y manifestantes frente al Palacete la noche del 14-N. ::                         M.H./
Policías y manifestantes frente al Palacete la noche del 14-N. :: M.H.

Los ecos de los disturbios de la pasada huelga general del 14-N todavía resuenan en La Rioja. En un escrito dirigido ayer a Diario LA RIOJA, el Sindicato Unificado de Policía (SUP) en La Rioja, que agrupa a la gran mayoría de agentes de nuestra región, quiso romper una lanza en favor de este colectivo de profesionales y animó «a todos aquellos miembros de esos movimientos sindicales radicales que, desde nuestra humilde opinión, están realizando su labor de forma equivocada, a asomarse al lado democrático del sindicalismo, desde el civismo y la pluralidad de ideas». De lo contrario, «están abocados al fracaso», afirma el SUP.

El sindicato policial concluye con estas líneas un largo escrito en el que sale en defensa de la actuación de los agentes durante la jornada de huelga general tras las críticas recibidas desde distintos colectivos y organizaciones riojanas. El SUP apunta que ante las imágenes que fueron apareciendo para reprochar el trabajo policial, «hay grabaciones íntegras realizadas por los funcionarios policiales» que han sido «puestas a disposición de quien realmente tiene que valorarlas y juzgarlas».

Además, el SUP se pregunta: ¿Por qué se ha hablado tanto de la brutalidad policial y no se ha escuchado nada de aquellos individuos radicales que salieron de sus casas o lugares de reunión con los bolsillos llenos de clavos, globos llenos de pintura, mochilas con piedras...?». El SUP apunta que hubo comerciantes que sufrieron los actos de radicales y manifestantes que se parapetaron tras los ciudadanos de a pie para lanzar piedras «usándolos como escudos» y atribuye a unos «pocos» los incidentes para reclamar el olvido «de unos hechos que nunca debieron ocurrir».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos