Logroño despide al alcalde Marín

Cientos de amigos y compañeros arroparon ayer a la familia en el funeral de Miguel Ángel Marín

D.M.A.LOGROÑO.
Recuerdo. La Concatedral de Santa María de La Redonda se llenó ayer durante el funeral en honor al exalcalde de Logroño Miguel Ángel Marín Castellanos. ::                         DÍAZ URIEL/
Recuerdo. La Concatedral de Santa María de La Redonda se llenó ayer durante el funeral en honor al exalcalde de Logroño Miguel Ángel Marín Castellanos. :: DÍAZ URIEL

La concatedral de Santa María de La Redonda se llenó ayer durante el funeral celebrado en honor a Miguel Ángel Marín Castellanos, el primer alcalde de la actual era democrática en el Ayuntamiento de Logroño. Medio millar de personas asistieron a la misa que ofició el párroco de La Redonda, Félix Rodríguez, destacando la presencia de la mayoría de concejales del actual equipo de Gobierno del Consistorio logroñés, incluida la alcaldesa Cuca Gamarra. También estuvieron presentes los exalcaldes de Logroño Julio Revuelta y José Luis Bermejo (Manuel Sáinz Ochoa y Tomás Santos acudieron por la mañana al entierro), así como numerosos periodistas y fotógrafos, compañeros de trabajo y oficio de su hijo Juan Marín, trabajador de Diario LA RIOJA.

Antes del inicio del funeral los amigos del difunto Miguel Ángel Marín intercambiaban recuerdos y experiencias. Entre ellos, el locutor Manolo González, acompañado del fotógrafo Roberto Jiménez, recordaba que hace años desayunaba todos los días con el exalcalde logroñés en la pastelería Iturbe. La familia Marín, con la viuda Marianela Galindo al frente, permaneció en las primeras filas del templo.

El párroco comenzó el funeral apoyándose en la lectura del 'Libro de la Sabiduría' y después también leyó un pasaje del 'Evangelio según San Juan'. Durante su sermón, Félix Rodríguez citó a san Jerónimo: «Aquel que muere en Cristo, permanece en la familia». «La existencia que Dios nos ha regalado es una vida indestructible, para siempre», añadió Félix Rodríguez, intentando transmitir la idea de que Miguel Ángel Marín permanecerá en el vivo recuerdo de todos, familiares, amigos, compañeros y logroñeses. «Miguel Ángel está vivo en la presencia de Dios. La vida no termina, se transforma», explicó el párroco.

Durante la misa hubo cánticos y palabras de recuerdo sobre el homenajeado. «Miguel Ángel también entendió su vida como un servicio, entendido en su tarea de alcalde de Logroño», señaló el sacerdote. Esa es la importante faceta que ha permanecido de Miguel Ángel Marín Castellanos, la del alcalde que abrió el camino de la democracia en Logroño, siguiendo los pasos de Adolfo Suárez a nivel nacional. El abogado nacido en 1939 ganó doce concejales de UCD en las primeras elecciones, el 3 de abril de 1979, e inició su gobierno municipal dieciséis días después. En sus cuatro años de legislatura destaca el traslado de las dependencias municipales del Palacio de los Chapiteles al actual edificio del Ayuntamiento de Logroño, diseñado por Rafael Moneo.

El funeral de ayer duró apenas 45 minutos. Al terminar, afuera, en la calle, aún era de día. Compañeros del Ilustre Colegio de Abogados de La Rioja, de la Cofradía del Pez y del Ayuntamiento de Logroño volvieron a reunirse para charlar en las inmediaciones de La Redonda, en la calle Portales. Así concluía el segundo día de luto oficial en Logroño.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos