La puntería da aire al Villegas a costa de un Ríver Ebro conformista

V. SOTOLOGROÑO.

El Villegas tomó aire ayer gracias a un solitario gol de Javi, al filo del descanso, que premió el esfuerzo de un equipo muy ordenado y pertinaz. El Ríver Ebro, que en teoría podía aparentar superioridad, se vio maniatado y carente de poder ofensivo.

El inicio fue, posicionalmente, riojabajeño. Óscar y Lajos pusieron las primeras ocasiones, bien respondidas por Julián. Pocos minutos después, un gol anulado a los de Juanjo Rubio sumó incertidumbre al encuentro. Pero el equipo local no estaba de paso. Con el transcurso de los minutos, los del barrio fueron ganando presencia. Puede que al equipo le falte un poco de continuidad y que centre su juego en demasiados balones largos, pero es un recurso que sabe aprovechar bien.

Un minuto antes del descanso, precisamente un 'gorrazo' fue aprovechado por Javi, que cogió la espalda a su defensor y, con un suave toque, sin que el balón llegase a botar, cruzó lo suficiente para eludir la salida de Eric. El gol hacía justicia con el equipo, pese a no haber contado con demasiadas ocasiones.

Sin capacidad de reacción

Se esperaba que los rinconeros, tras el receso, hiciesen gala de su calidad para tratar de remontar. Pero el miedo les entró en el cuerpo con una falta directa de Cosmin que se estrelló en la cruceta. A partir de ahí, comenzó el duelo de enroques.

El Villegas se defendía tratando de alejar al Ríver de su portería. Y los rinconeros no eran capaces de abrir a las bandas con la suficiente verticalidad como para quebrar la férrea línea defensiva. Sin ocasiones reseñables, los minutos iban pasando para beneficio de los de Nacho Torres. Los visitantes no fueron capaces de encontrar la portería rival y acabaron desquiciados mientras Bladi trataba, de todas las maneras imaginables, ser amonestado. Lo logró justo antes de que el partido concluyese con la trabajada victoria del Villegas.

Fotos

Vídeos