Mazapanes inesperados y solidarios

Los mazapanes, el turrón, el chocolate y el vino se 'cuelan' en los lotes de alimentos que se reparten estos días de forma benéfica El Banco de Alimentos y Cáritas distribuyen dulces para alegrar la Navidad a los más necesitados

DIEGO MARÍN A.LOGROÑO.
Los voluntarios del Banco de Alimentos de La Rioja posan el pasado mes de octubre. ::                         MIGUEL HERREROS/
Los voluntarios del Banco de Alimentos de La Rioja posan el pasado mes de octubre. :: MIGUEL HERREROS

No están los tiempos para muchas alegrías. Pero, de vez en cuando, aparece algo en nuestras vidas que, al menos, nos provoca una sonrisa. El Banco de Alimentos de La Rioja y Cáritas incrementan estos días su trabajo de donación de alimentos para que el máximo número de personas puedan celebrar la Navidad de la manera más digna posible. El turrón, los mazapanes, el chocolate o una simple botella de vino se han convertido ya en un producto de lujo para muchos, por lo que disponer de estos alimentos puede suponer una alegría en muchas mesas.

En el Banco de Alimentos de La Rioja no se efectúa campaña especial alguna para repartir dulces, pero sí que 'cuelan' estos productos, dependiendo de las donaciones que reciban. «Sobre todo, gestionamos mazapanes de coco, porque duran menos que los de almendra, eso es lo más especial que tenemos», explica Faustino Gil, presidente del Banco de Alimentos.

Una de las empresas que más dona es Mazapanes de Soto Segura. «Empezamos hace dos años, por un lote defectuoso que tuvimos que era perfecto para el consumo humano pero no llegó a superar nuestro control de calidad, entonces, antes de tirarlo, decidimos donarlo», declara César Río, gerente de la empresa. Desde entonces, esta emblemática empresa riojana colabora con el Banco de Alimentos. «Intentamos donar lo máximo posible. Sobre todo, en Navidad, mazapanes y bombones de mazapán», explica Río, quien añade que «el nuestro no es un producto de primera necesidad pero en estas fiestas alguna alegría daremos...».

Otro de los alimentos estrella esta temporada, como en todas las campañas navideñas, son las naranjas y las mandarinas. «Las mandan desde Alicante, por gestión de la Consejería de Agricultura, porque es un producto de temporada, como en verano nos llega mucha sandía, melón y manzana», informa Faustino Gil. Por lo demás, los productos dependen mucho, por ejemplo, de los excesos de 'stockaje' de los supermercados, en los que puede haber de todo, aunque en esta época predominan las legumbres.

Donaciones imprevisibles

Cáritas, por otra parte, también incrementa de forma notable su ayuda durante la Navidad. «Además de efectuar el reparto mensual en parroquias de toda La Rioja, se hace hincapié en poder añadir productos como los dulces (chocolate, turrón...) e incluso alguna botella de vino», explica Chelo Fernández, coordinadora general de Cáritas Diocesana en La Rioja. Pero, quizá, la nota más significativa de las donaciones, que al fin y al cabo son personales en su mayoría, es que en cada parroquia riojana se hace imprevisible dilucidar los productos que serán destinados a los más necesitados. «En algún grupo de La Rioja se amplían los lotes con carne. Por ejemplo, estos días ha habido una importante donación de carne de pollo en La Rioja Baja», detalla Chelo.

A Cáritas también llegan alimentos derivados desde el Banco de Alimentos, además de donaciones de empresas de todas las áreas, tanto económicas para adquirir alimentos como alimentos por parte de firmas de energías renovables, embalajes y cartonajes, dulces... El trabajo de Cáritas se estima que llega a alrededor de 2.500 familias riojanas. La organización coordina 50 grupos y estos pueden llegar a donar lotes de comida, cada uno de ellos, a otras 50 familias.

La cifra de personas que acuden a Cáritas a recibir gratuitamente alimentos esta Navidad se ha incrementado de forma notable con respecto a años pasados, pero en ellas no hay peticiones de dulces. «La gente que necesita comida se la lleva sin pedir nada en concreto, nosotros les damos dulces por propia iniciativa», explica Chelo. «Lo que sí demandan cada vez más para los niños son juguetes», concluye.

Fotos

Vídeos