Una vida dedicada a la Virgen

Carmen Fernández, mayordoma honorífica de la cofradía de la Vega por sus 60 años como camarera

C. VALDERRAMA
Carmen Fernández, mayordoma honorífica, con J. Carlos Iturriaga. ::                         C.V./
Carmen Fernández, mayordoma honorífica, con J. Carlos Iturriaga. :: C.V.

Lleva toda una vida dedicada a vestir y cuidar la imagen de la Virgen de la Vega. Su Virgen. Carmen Fernández ha superado los sesenta años entregada a la patrona de Haro. Ella ha sido la encargada de transmitir al resto de camareras cómo hay que colocar los pliegues de los mantos o de la toca y mostrar con su ejemplo los cuidados que merece la madre de los jarreros.

Sesenta años formando parte también de la Cofradía de la Virgen de la Vega. Una fecha que los cofrades quisieron aprovechar para homenajear a la camarera mayor. Carmen Fernández recibió el título de 'Mayordoma honorífica', una mención que hasta ahora son muy pocas las personas que la poseen.

En los últimos años, sólo Pedro Galarreta ha recibido un diploma que acredita y agradece su trabajo como secretario durante muchos años. Con Carmen, la cofradía también quería tener un detalle para mostrar su gratitud por la entrega a la entidad y a la Virgen.

Muy emocionada, recibió el diploma de manos del mayordomo, Juan Carlos Iturriaga, y posó junto al resto de mayordomos que asistieron a la comida de hermandad que cada 8 de diciembre organiza la cofradía de la Virgen de la Vega.

Ya más tranquila, comentaba con humildad su sorpresa por el reconocimiento. «No me lo merezco y no me lo esperaba». Vestir a la Virgen de la Vega con los diferentes colores litúrgicos, según la fecha del año, es para ella un auténtico honor. Como camarera mayor también es la responsable de portar las espigas del milagro el día de la ofrenda, otro cargo que cumple con cariño.

Los asistentes al Hotel Luz aplaudieron con cariño a Carmen Fernández, a la que esperan ver como camarera muchos años más. En la comida, el comercio Haro Piel también fue nombrado cofrade honorífico.