Jugando por las calles de la historia

Un centenar de niños participó en la tarde de ayer en una gincana por el casco antiguo de Calahorra

I. ÁLVAREZ
Los equipos, dispuestos para jugar en El Planillo de San Andrés / I.A./
Los equipos, dispuestos para jugar en El Planillo de San Andrés / I.A.

El hecho de que la inmensa mayoría de los niños calagurritanos resida en los sectores nuevos de la ciudad hace que desconozcan buena parte de la historia y del entramado del casco antiguo de Calahorra. Para poner remedio a esta situación y fomentar el interés de los más pequeños por la zona histórica de la localidad, tres asociaciones calagurritanas organizaron ayer tarde una divertida gincana por este barrio.

Un centenar de chavales, con edades comprendidas entre los 8 y los 16 años, tomó parte en esta singular competición que les hizo recorrer el casco antiguo desde la plaza del Raso hasta la catedral.

Distribuidos en un total de 20 equipos, los participantes tuvieron que superar 9 pruebas, con las que descubrieron «aspectos del casco antiguo que incluso para nosotros pueden ser desconocidos», explicaba ayer el responsable del grupo scout Nuestra Señora de Guadalupe, Javier Manso.

Como ejemplo señalaba aquellos años en los que en la plaza de la Verdura había lechones. «Si preguntas qué se vendía antes en esta plaza, mucha gente mayor igual tampoco lo sabe», apuntaba.

Junto al grupo de scouts, la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo y la de Amigos de la Historia de Calahorra se encargaron también de preparar la gincana, incluida en el programa de actividades culturales que está llevando a cabo el segundo colectivo con un gran éxito durante este otoño.

Las tres entidades organizadoras se mostraron satisfechas con la respuesta de los chavales hacia la convocatoria, con 7 ediciones de trayectoria. «Aunque por diferentes motivos se dejó de realizar hace unos años, en el 2011 quisimos recuperarla y al ver que funcionó bastante bien decidimos mantenerla», aclaraba Manso.

Chocolate para todos

Tras un intensa tarde por las calles y callejuelas del barrio, todos los participantes pudieron disfrutar de un chocolate caliente, que más de uno agradeció tremendamente debido al intenso frío que acompañó a la jornada. Por otra parte, los equipos ganadores podrán volverse a reunir uno de estos fines de semana, ya que se han llevado como premio una merienda en un establecimiento de comida rápida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos