Enseñanza y Sanidad, contra los recortes

Las dos manifestaciones lograron reunir anoche a 10.000 personas

M. MAYAYOLOGROÑO.
Los profesionales de la Sanidad salieron ayer en una manifestación que consiguió ser multitudinaria con el apoyo de la plataforma de la Educación Pública y FAPA. ::                         J. RODRÍGUEZ/
Los profesionales de la Sanidad salieron ayer en una manifestación que consiguió ser multitudinaria con el apoyo de la plataforma de la Educación Pública y FAPA. :: J. RODRÍGUEZ

«Ahora nos vamos, esta tarde volvemos». Y cumplieron. Los estudiantes se despidieron así por la mañana tras su manifestación y, tal y como anunciaron, por la tarde, junto a padres y profesores de la escuela pública, se sumaron a la movilización convocada por la sanidad riojana. Multitudinaria y sonora. Diez mil personas de toda condición, grandes y pequeños, se fundieron en la esquina de Vara de Rey y Gran Vía, en protesta por los recortes decretados y en defensa de los dos pilares básicos de la sociedad del bienestar: Educación y Sanidad.

A las siete de la tarde partieron sendas manifestaciones desde la Consejería de Salud y desde la Glorieta (Educación). Desde la calle Villamediana desfilaron las batas blancas sanitarias, con pitos y campanillas, encabezadas por la pancarta: 'Por tu derecho a la salud, en defensa de la sanidad pública'. Comenzó a medio gas pero fue subiendo de tono a medida que avanzaba por Jorge Vigón, camino del punto de encuentro. Se fueron adhiriendo más personas con pancartas reivindicativas ('Nuestros recortes afectan a tu salud', 'La sanidad pública se rompe') y desde Calahorra llegó también una representación que con camisetas rojas dejó patente el conflicto que vive en estos momentos el centro y el personal. 'La Rioja Baja no merece un hospital de segunda', resumía la pancarta.

Llegados al punto convenido, a las 19,35 Salud y Educación, Educación y Salud se fundieron. Aplausos y continuos gritos de apoyos. Porque si algo fue esta concentración fue masiva, sonora y más pública que nunca. Cedieron cortésmente el paso los de Educación, que doblaban en número a los cerca de tres mil de la Sanidad. Y mientras tanto, sostenían sus pancartas, las mismas que portaron por la mañana: 'El profesor luchando también está enseñando' y 'La escuela pública para todos'. Camino de la Gran Vía, todo el carril derecho de subida estaba ocupado por los participantes. Ligeras gotas de lluvia y para las 20 horas llegaron frente al palacete. Estruendosa pitada a Pedro Sanz, aderezada con voces cada vez más altas: «Fuera» y «Dimisión», reclamaba el gentío y repetía una y otra vez.

Pasados varios minutos, la enorme marea dirigió sus pasos hacia la concha del Espolón. Allí se habló de los recortes y se exigieron respuestas. Y al igual que por la mañana hicieron los de Enseñanza, los de Sanidad recordaron los recortes en salarios, el incremento de la jornada, la reducción de servicios a los ciudadanos, la obligación de pagar por prestaciones como el transporte sanitario y la derivación de muchos servicios sanitarios a instituciones privadas cuyo objetivo es obtener beneficio empresarial. Consideraron «una desfachatez cómo descapitalizan la sanidad pública mediante una estrategia planificada» y concluyeron que «la sanidad pública es un tesoro que debemos proteger».

Fotos

Vídeos