El Rioja más Rioja de todos

400 personas de habla hispana participaron en el concurso de microrrelatos con el que la bodega acompaña el lanzamiento del vino Florentino Martínez presenta el primer vino criado con roble autóctono

A. GILLOGROÑO.
Las ganadoras (a la izquierda la madre de la tercera clasificada) con Pedro Sanz, Luis Miguel Martínez y el consejero Gonzalo Capellán. ::                         J. HERREROS/
Las ganadoras (a la izquierda la madre de la tercera clasificada) con Pedro Sanz, Luis Miguel Martínez y el consejero Gonzalo Capellán. :: J. HERREROS

Bodegas Florentino Martínez (Cordovín) presentó ayer en sociedad el «Rioja más Rioja de todos los Riojas», en palabras de José María Ibáñez, enólogo de la firma bodeguera. Se trata del 'Distercio', una producción limitada y especial de Florentino Martínez, que ha sido criada por primera vez en barricas de roble riojano y cuyo nombre es el de los montes de la Sierra de la Demanda donde se han cortado los árboles. El roble riojano, al menos a medio plazo, no es una alternativa por una silvicultura no especializada, lo que hace que las mermas de madera sean muy considerables respecto a otros orígenes, pero Florentino Martínez sí tiene intención de, en la medida de lo posible, aumentar su parque de barricas autóctono. «Ofrece personalidad propia y el vino, con el que ya tuvimos mucha suerte con la extraordinaria añada del 2008, tiene una complejidad extraordinaria», explica el enólogo.

Luis Miguel Martínez, uno de los propietarios de la bodega familiar, recordó que para acompañar el lanzamiento se puso en marcha un concurso de microrrelatos que ha superado todas las expectativas. «De una convocatoria casi regional, hemos recibido 400 microrrelatos procedentes de toda España y de varios países latinoamericanos».

Desde Cordovín, muy cerca de San Millán, Florentino Martínez juega con el vino y la lengua en este concurso para el que se precisaban microrrelatos de 43 palabras (las mismas de la glosa más conocida) entre las que debería figurar la palabra Distercio, que da nombre al vino y, por supuesto, a los montes donde crecen los robles. «La lengua y el vino son dos pilares de la identidad riojana, que están detrás de esta iniciativa de la bodega familiar y podemos, y debemos, presumir de lo que hacemos porque en muchas ocasiones es mejor que lo que viene de fuera», apostilló en la presentación el presidente riojano, Pedro Sanz.

Fotos

Vídeos