'Isaac' atormenta a Ana Obregón

La actriz, indignada con la tormenta tropical que el domingo obligó a cancelar su vuelo a Miami

ARANTZA FURUNDARENA

Ella ha venido a este mundo para lucirse, triunfar y dar que hablar, no para luchar contra los elementos. Por eso Ana Obregón se indignó el pasado domingo con la todavía por entonces tormenta tropical 'Isaac', a la que ella por su cuenta y riesgo (y porque quien dice bióloga dice meteoróloga) elevó ya desde ese momento a la categoría de huracán. «¿Cómo me puede hacer esto un huracán si me esperan varias series, dos programas de televisión, cinco entrevistas, ocho... en Miami?», le oyeron exclamar a la actriz en el aeropuerto de Barajas tras recibir la noticia de que su vuelo había sido cancelado, según recoge el portal de internet Vanitatis. Metida en el papel de náufraga de alto standing, Anita lanzó una botella al espacio sideral en forma de 'tuit': «Cancelado por Huracan 'Isaac' vuelo a Miami! Voy a N. Carolina via N. York! Un poco triste pq mi hijo se va otra vez a la Uni y por dejar España!». Volar a North Carolina es lo que hubiera deseado James Taylor, que se limita a viajar allí mentalmente. Pero, volviendo a Obregón, no hay mal que por bien no venga y el receso aeroportuario le sirvió para encontrarse con un amigo. De lo cual también hemos sabido por Twitter. Ella: «Me encontré en el aeropuerto con mi adorado Boris Izaguirre!!!». Él: «Ruben y yo felices de verte tan guapa y divertida como siempre!! Lovely Obregon! Love, Boris». La pregunta que me hago es ¿hablaron realmente entre ellos o se limitaron a tuitearse con fruición, enfrascado cada cual en su teléfono móvil, después de darse dos besos y hacerse esa foto que luego colgaron? Y es que ahora que prácticamente ha desaparecido el uso del usted, la forma más cercana y cómplice de dirigirse a un conocido no es el tuteo sino el tuiteo. Antes cuando cogías confianza con alguien le tuteabas. Ahora, le tuiteas. Y ya si la confianza da asco, le retuiteas.

Esta manía de dar cuenta de todas tus andanzas a través de una red social no acabo de entenderla. Para empezar, uno tiene que estar convencido de que lo que hace en cada momento (todo, desde freír un huevo a coger un tren de cercanías) interesa, y mucho, a los demás. Además, los usuarios pocas veces recurren a la red para confesar un bajón o una desgracia. Sospecho que la gente en Twitter no ofrece el perfil de quien es sino de quien le gustaría ser. Bueno, Obregón de vez en cuando sí reporta algún incidente, como la cancelación de ese vuelo (adjunta foto del panel de salidas) o la irreparable pérdida de su móvil que «se ahogó en ese mar turquesa de Formentera». Pero también esto lo adorna Anita la fantástica con una foto en la que aparece en bikini en la cubierta de un yate frente a una cala paradisiaca. Así que las gallinas que entran por las que van saliendo, como diría José Mota... O como diría Alfonso Díez, quien según revela María Eugenia Yagüe, ha instalado un gallinero en el palacio de Dueñas. He buscado algún comentario en Twitter del tipo «Gallina vieja hace buen caldo» y me he encontrado con otro mejor que dice que la duquesa se dopa «porque es humanamente imposible conseguir tantos títulos». «A quien madruga Dios le arruga», reza otro retuiteado por Ana Obregón. Ana en su perfil tiene unos 74.000 seguidores... Sin contar a su perseguidor 'Isaac'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos