Toreando con los más pequeños

«Hago cosas que me hubiera gustado que hicieran conmigo», dijo 'El Juli' antes de empezar a torear El Juli ofreció una clase práctica para niños en Pamplona

PABLO GARCÍA MANCHA PGMANCHA@TOROPRENSA.COMPAMPLONA.
El Juli observa a dos niños torear de salón en la Monumental de Pamplona. :       JESÚS DIGES/EFE/
El Juli observa a dos niños torear de salón en la Monumental de Pamplona. : JESÚS DIGES/EFE

El Juli ofreció el viernes en Pamplona una clase práctica de toreo para cientos de niños. El diestro madrileño, que ha convertido esta temporada en un punto de inflexión en su carrera al liderar el G-10 en defensa de los toreros ante las imposiciones de las empresas -básicamente los derechos de imagen de televisión-, actúa en muchas menos corridas y está en el punto de convertirse en el verdadero líder de la tauromaquia moderna tanto por su tirón como torero como por el compromiso que demuestra con su actitud frente al sistema.

Lo vivido el viernes por la mañana en la Monumental pamplonesa es un buen síntoma de que algo puede empezar a estar cambiando. Al calor de su nombre, infinidad de niños se presentaron en el ruedo con sus capotes y muletas para atender a las explicaciones del maestro tanto de viva voz como cuando se estiró con sus trastos por verónicas o naturales: «Hago cosas en mi vida que me hubiera gustado que hicieran conmigo, poder conocer a un torero cuando era niño era lo más increíble, nunca tuve oportunidad de torear con un torero veterano, conocido... por eso para mí es especial poder trasladarlo en esta plaza y a todos los chavales que han venido». Y El Juli fue más allá: «Es muy importante que los niños toreen ellos, que jueguen, que disfruten de las sensaciones que un torero puede sentir en este ruedo real pero con un toro imaginario. Me siento muy feliz al ver su ilusión».

El torero de Madrid explicó el uso del capote, la muleta y hasta la forma de perfilarse para entrar a matar. Tras realizar cada uno de las suertes, los chavales toreaban a su lado intentando acercarse a su maestría. Al final, y a pesar del sol de justicia matutino, Julián López 'El Juli' tuvo tiempo para hablar con ellos y firmar cuantos autógrafos le solicitaron.