Vinos con cabeza

Bodegas Paco García presentó para lomejordelvinoderioja su gama de vinos y un proyecto joven que irrumpe con frescura e ideas en plena crisis Bodegas Paco García presenta su gama de vinos y un proyecto joven que irrumpe con frescura e ideas en plena crisis para el club de catas de lomejordelvinoderioja.com

A. GILLOGROÑO.
Juan Bautista García en la cata en el hotel Husa Gran Vía. ::
                         SONIA TERCERO/
Juan Bautista García en la cata en el hotel Husa Gran Vía. :: SONIA TERCERO

La casa por los cimientos o, lo que es lo mismo, la bodega por el viñedo. Así es el proyecto de Juan Bautista García, enólogo y propietario de Bodegas Paco García (Murillo de Río Leza), que, con apenas unos meses de andadura, ha logrado llevar sus vinos a los principales mercados nacionales e internacionales. Juan Bautista García presentó el lunes por la noche para lomejordelvinoderioja.com Bodegas Paco García, proyecto que inició en el año 2008 con una clasificación de los viñedos de la familia y una reorientación casi radical de la bodega.

El enólogo explicó que, antes de ponerse en marcha, miraron hacia el mercado, hacia al consumidor, para obtener una simple, a la par que sensata, radiografía: «Un 5% de los consumidores eran muy entendidos; había también un grupo importante de aficionados entre medio, pero sobre todo había un gran colectivo, especialmente jóvenes, que ni tenían interés ni consumían vino».

Juan Bautista García entendió que la nueva gama que pretendía lanzar debía intentar satisfacer o al menos dirigirse hacia esa simple estratificación de potenciales compradores. El joven enólogo miró a sus viñedos y compró algunas fincas situadas en la zona alta de Murillo buscando una frescura añadida y alegría para un vino tinto pensando para el consumidor joven: «El 'banco de pruebas' fueron nuestros propios amigos, a los que preguntábamos por qué no consumían vino y les ofrecíamos el nuestro para que nos dijeran si se adaptaba a sus gustos», detalló.

Así nació Paco García Seis, cuya añada actual en el mercado (2010) el enólogo presentó en la cata. Seis meses en crianza de roble y seis meses en botella antes de salir al mercado definen este vino que «más que complejidad, lo que busca es agradar y, sobre todo, frescura hasta el punto de que vendimiamos antes del punto óptimo de maduración para tener una chispa añadida».

El Paco García Crianza (añada 2009) va un paso más allá, a ese segundo grupo de consumidores, con uvas procedentes de viñas más cercanas al valle que aportan una mayor estructura. «La fruta es un poco más madura, con más matices, y una mayor concentración para soportar un mayor tiempo en barrica».

«Queríamos hacer 'cosas bonitas' para disfrutar del vino», explicó Juan Bautista. Y de ahí nació 'Beautiful Things' de Paco García, su tercera referencia dirigida al consumidor más experto. «Teníamos una viña vieja, de mi abuelo, y nos lanzamos con este vino que a mi me gusta llamar 'de postre' porque es más potente y estructurado, aunque muy elegante, con una crianza en roble nuevo, pero sin excesos». El enólogo insiste en llamar a su 'cosa bonita' un vino natural: «Es el reflejo de cada añada, con sus virtudes y sus defectos, porque no hay más finca ni habrá más botellas de las 4.000 que nos da el viñedo».

El 'juego' de cata

Juan Bautista García buscó en cata la complicidad de los aficionados de lomejordelvinoderioja.com. Presentó las añadas en el mercado del Paco García Seis (2010), del Paco García Crianza (2008) y del Beautiful Things (2008). También avanzó lo que en unos meses, tras un periodo de reposo en botella, será el nuevo 'Beautiful Things' (2009), pero dejó en el aire lo que serán las nuevas añadas del Seis y del Crianza. El Seis volverá a ser 100% tempranillo, pero el enólogo trabaja con dos depósitos: uno con vino al 100% obtenido de la parcela de 20 hectáreas de Ventas Blancas, como en la añada 2011, y otro con un 15% adicional de la finca Santa Ana (Murillo) que, en la cata, tapa un poco la nariz, pero aporta una mayor estructura en boca.

Los aficionados marcaron con una cruz su preferencia (la mía, la uno) y el enólogo tomará su propia decisión. «Me gustaría contar con opiniones y decidir qué depósito utilizamos en función del gusto del público». Y la misma prueba, para el crianza. En este caso, con un segundo depósito de garnacha (15% sobre la base de tempranillo), frente a la mezcla del (90-10%) de la añada 2008. De nuevo, los aficionados marcaron su cruz, que para este cronista fue la segunda por la mayor golosidad y redondez que aporta el mayor contenido de garnacha.