Pie diabético

Es aconsejable lavar los pies diariamente, no más de cinco minutos, y utilizar una manopla suave y jabón neutro Se produce por una serie de alteraciones como lesiones en vasos sanguíneos

ÓSCAR SANTOLAYA PODÓLOGOLOGROÑO.
Pie diabético

La diabetes mellitus (DM) es un conjunto de trastornos metabólicos, que afecta a diferentes órganos y tejidos, dura toda la vida y se caracteriza por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre: hiperglucemia. La causan varios trastornos, siendo el principal la baja producción de la hormona insulina, secretada por las células ß de los Islotes de Langerhans del páncreas endocrino, o por su inadecuado uso por parte del cuerpo, que repercutirá en el metabolismo de los hidratos de carbono, lípidos y proteínas.

Los síntomas principales de la diabetes mellitus son emisión excesiva de orina (poliuria), aumento anormal de la necesidad de comer (polifagia), incremento de la sed (polidipsia), y pérdida de peso sin razón aparente. La Organización Mundial de la Salud reconoce tres formas de diabetes mellitus: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional (ocurre durante el embarazo), cada una con diferentes causas y con distinta incidencia.

La diabetes produce una serie de alteraciones que propician la aparición de lo que se denomina «pie diabético». Estas alteraciones vienen producidas básicamente por:

1.- Lesiones en los vasos sanguíneos, que pueden afectar a grandes vasos arteriales (macroangiopatía), o vasos de calibre más pequeños (microangiopatía).

2.- Afectación de las terminaciones nerviosas (neuropatía), que consiste en una pérdida de la sensibilidad en los pies que impide percibir el dolor producido por pequeñas lesiones y golpes. El roce de unos zapatos nuevos, una pequeña herida o un pequeño golpe, no «duelen lo suficiente», y cuando la lesión es descubierta puede haber progresado peligrosamente.

Fotos

Vídeos