La bicoca de Taurodelta

La derrota de los toreros independientes ha sido brutal y sólo 'El Juli' resulta exhibido por la empresa como cabeza de turco del motín Madrid tendrá televisión de pago, mantiene sus dos abonos, deja fuera a 'El Juli' y sube los precios el cinco por ciento

PABLO GARCÍA MANCHA PGMANCHA@TOROPRENSA.COMLOGROÑO.
'El Juli' es el único torero represaliado por las grandes empresas. ::
                        
                        J.R./
'El Juli' es el único torero represaliado por las grandes empresas. :: J.R.

A pesar de que 'El Juli' ha emprendido una guerra en solitario contra casi todos los poderes del toreo, no ha sido suficiente. De las grandes empresas, al torero de Madrid sólo le ha respondido una, la de los hermanos 'Chopera' (Óscar y Pablo), empeñada en hacer la guerra por su cuenta al desmarcarse de la trilateral de consenso formada por los 'Choperitas' (tío y primo de ellos), Simón Casas y Matilla. La jugada del concurso de Las Ventas les ha salido espectacular a estos tres grandes empresarios: en primer lugar han conseguido una rebaja del canon impresionante; a continuación, una subida (5%) de las entradas y después de todo esto y sin tener que comprometer ni lo más mínimo sus siempre inexcrutables beneficios, el acuerdo con la empresa interpuesta por el G-10 (All Sport Mangnament) para firmar con el Canal Plus del todopoderoso Manuel Molés la retransmisión íntegra de San Isidro. Es decir, que ha cambiado todo para que costando mucho menos y ganado mucho más todo siga exactamente igual. Una bicoca.

La derrota de los toreros independientes ha sido brutal. A la ausencia de 'El Juli' hay que sumar la inanición de José Tomás, que se ha mantenido al margen de una pelea que él mismo emprendió hace diez años, momento en el que fue abandonado por casi todos sus compañeros (excepto Joselito y Esplá). Sin los dos toreros de Madrid San Isidro se devalúa y se abarata en sus costes hasta límites extraordinarios; sin 'El Juli' y José Tomás en los carteles, el mes de toros de Las Ventas se queda huérfano de las dos principales figuras pero con la paradoja de contar con todo el abono vendido y los siempre suculentos derechos televisivos a salvo.

Y ahora cabe preguntarse qué van a hacer los toreros para salir del atolladero. Hace unos días manifestaba Julián López 'El Juli' a Diario LA RIOJA que una posible corrida con José Tomás pasaba «por ser dueños de nuestra imagen y ahora no lo somos. Una vez que lo consigamos podrían materializarse muchos proyectos».

La sensación es que suena a broma: las empresas que gestionan la más importante plaza del mundo sigue gobernando el toreo a su antojo, el monopolio de Canal Plus vuelve a dar una vuelta de tuerca más al sistema con el beneplácito de la empresa que gestiona los derechos de imagen de los toreros, entre ellos los de Julián López 'El Juli', al que marginan dejándole fuera de las ferias más importantes de la temporada. Parece imposible hacer las cosas peor, aunque da qué pensar la futil estrategia diseñada por los toreros.