De danzante a músico gaitero

Diego Jiménez actuó el domingo por primera vez en la parroquia

SANDA SÁINZ
Diego Jiménez, ante la imagen de Santa Ana. ::
                         SANDA/
Diego Jiménez, ante la imagen de Santa Ana. :: SANDA

Una de las señas de identidad cultural de Cervera del Río Alhama es la gaita. Una danza interpretada por jóvenes varones principalmente en las fiestas de Santa Ana y de San Gil, donde hay dos grupos, uno por cada cofradía. Este baile folclórico está estrechamente vinculado a la peculiar música ejecutada por dos gaiteros y un tamborilero.

La gaita ha estado presente en la vida de muchos cerveranos y descendientes que residen fuera. En este sentido se ha convertido en un nexo de unión. Diego Jiménez Berdonces fue uno de esos chavales que con quince años y acompañado por otros compañeros de la cuadrilla comenzó a bailar (en su caso en la parroquia de Santa Ana) cubriendo el hueco de los que habían dejado de hacerlo y aprendiendo de los veteranos.

Durante diez años bailó (antes lo hizo en la gaita infantil) y llegó a ocupar el puesto de bandera principal (es el que dirige cada actuación). Diego, como otros muchos, continuó la tradición pero dio un paso más, inusual para los danzantes: comenzó el aprendizaje como músico de gaita (no confundir con la gallega de bota, sino la navarra, también conocida como dulzaina).

Primero estudió de forma autodidacta. Luego, con un músico cerverano. Y más tarde, en una escuela profesional.

Diego actúa desde el año 2005 con otro gaitero riojano, el arnedano Juan Peñalba. Ambos forman parte del aula de gaita y tambor de la escuela Julián Romano de Estella (Navarra).

Acompañados por diferentes tamborileros han tocado, sobre todo, en Navarra, País Vasco y La Rioja. Fiestas de Arnedo, día de La Rioja en Cervera, con los danzantes de la gaita en Navajún y Zaragoza o la ruta micológica de Igea, han sido algunas de sus citas riojanas.

En el 2008 participaron en el VII curso de danza y música tradicional navarra en el centro navarro de Rosario, Argentina. Y en el 2010 publicaron su primer CD 'Por ahí va la gaita'. Un trabajo de gran calidad que contiene 17 temas (algunos propios y la mayoría del repertorio popular riojano).

A pesar de esta intensa actividad, a Diego le faltaba algo: actuar en la parroquia de Santa Ana, imagen ante la cual había bailado tantos años. Y esto ocurrió el pasado domingo. Con motivo de la subida de la escultura tras su arreglo, Diego (junto a Juan y al tamborilero Raúl Mercero) por fin tocó en el interior del templo acompañando a los danzantes de la gaita.

La iglesia estuvo llena y a Cervera se trasladaron alumnos y profesores de la escuela de Estella. La subida fue un acontecimiento y también el hecho de que tocase un gaitero cerverano, algo que no pasaba desde la década de los cuarenta, hace setenta años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos