La factura de la luz, ese misterio insondable

M. J. G.LOGROÑO.
La factura de la luz,  ese misterio insondable

Descifrar la factura eléctrica no es fácil. Cada compañía tiene su propio modelo, aunque existen puntos en común como los datos de la potencia contratada y del consumo registrado. El problema, denunciado por las asociaciones de consumidores, es que hasta hace un tiempo la factura llegaba cada dos meses, leyendo la lectura del contador en ese tiempo. Eso ha cambiado. El recibo es mensual, pero la lectura real se sigue haciendo cada dos meses, así que las compañías alternan la revisión exacta con una estimación, que se corrige en el siguiente recibo en el que sí hay una lectura real del contador.

Otra queja para los colectivos de consumidores, como la Asociación Independiente de Consumidores y Usuarios de La Rioja (AICUR): sólo seis de cada diez euros del recibo se destinan al pago del consumo (crear la energía, transportarla y distribuirla). Los otros cuatro se van a enjugar el epígrafe 'resto de costes' que incluye, entre otros conceptos, «la prima de energías renovables, el pago de anualidades del déficit eléctrico, compensaciones extrapeninsulares (archipiélagos) e impuestos», destaca el presidente de AICUR, Fermín Fernández de Villaverde.