La Cofradía del Vino, un capítulo aparte

350 cofrades de España, Francia y Portugal asisten a la celebración en Logroño del 50 Gran Capítulo

J. I. GASCOLOGROÑO.
Cofradías visitantes acompañaron a la del VIno  // JUSTO RODRÍGUEZ/
Cofradías visitantes acompañaron a la del VIno // JUSTO RODRÍGUEZ

Con la asistencia de más de 350 cofrades de España, Francia y Portugal, la Cofradía del Vino de Rioja celebró ayer en Logroño su 50 Gran Capítulo. El tan señalado encuentro tuvo como escenario el salón de actos del Ayuntamiento.

Tras un desayuno ofrecido en el Consistorio logroñés, a las once y media de la mañana los asistentes recorrieron el casco urbano de la capital, poniendo especial atención en el centro histórico de la ciudad. A mediodía, en los salones municipales, se abrió el 50 Gran Capítulo de la Cofradía del Vino de Rioja con unas palabras de bienvenida a los numerosos cofrades presentes.

El cofrade mayor de la Cofradía del Vino de Rioja, Javier Gracia Lería, expresó su satisfacción por haber alcanzado el 50 Gran Capítulo, una conmemoración que coincide con los casi 28 años de vida de la popular cofradía que tiene su sede en la calle del Horno. El evento, explicó Gracia, pretende ser un «homenaje a la Cofradía y a sus cofrades», al tiempo que dio la bienvenida a siete cofrades nuevos «voluntarios» que continuarán «promocionando el vino de Rioja» por el mundo.

Durante la ceremonia celebrada ayer hubo seis nombramientos de cofrades de mérito a otros tantos miembros representantes del Concello de Cambados, Ribera del Duero, Amigos del Olivo de Baena, Doña Gontrodo de Oviedo, Vinos de Cangas del Narcea y Cofradía del Chocolate de Bilbao.

Asimismo, se procedió al nombramiento de otros siete cofrades de número: Iñaki Cárcamo Uyarra, de la agencia Wicom Group de Logroño, el técnico empresarial Plácido Tova Campos, el pedagogo Fernando Rivero Gil de Muro, el director comercial Julio Alfaro Martín, el sargento de la Policía Local de Santo Domingo de la Calzada Demetrio Sáenz de la Maleta Guinea, el director general de la Sociedad de Integración del Ferrocarril Santiago Miyares González-Coto y el ama de casa Carmen Pedrero García.