Calahorra llora a Eva Barco

La concejala falleció ayer después de luchar durante largo tiempo contra el cáncer

SANDA SÁINZ
Calahorra llora a Eva Barco

La concejala calagurritana del Partido Popular, Eva María Barco Gadea, falleció ayer por la tarde en Zaragoza donde se encontraba hospitalizada a causa de un empeoramiento de su estado de salud debido a un cáncer que finalmente no pudo superar.

Eva nació el 9 de noviembre de 1967 por lo que el próximo mes iba a cumplir cuarenta y cuatro años. Estaba soltera y mantenía una relación sentimental. Era licenciada en Historia del Arte y periodista, oficio este último que ejerció en lugares como Santo Domingo de La Calzada, Arnedo y Calahorra con pasión y dedicación.

En la ciudad del calzado trabajó varios años como locutora de Radio Arnedo cuando emitía para Europa FM. Su vida laboral dio un giro cuando se instaló en Calahorra la empresa Medios Riojanos de Comunicación y la contrataron como locutora de Onda Cero Calahorra donde permaneció hasta que su estado de salud se lo permitió. En Medios Riojanos de Comunicación también colaboró de forma puntual en la desaparecida Nassica Televisión que emitía para el ámbito local.

Eva se ha ido para siempre, pero en el recuerdo queda su voz firme y al mismo tiempo agradable, su enorme sonrisa, su negro cabello y sus profundos ojos oscuros que llamaban la atención.

En la tarde del miércoles 31 de agosto la concejala fue objeto de todas las miradas, las de cientos de aficionados taurinos que vieron como el diestro arnedano Diego Urdiales le dedicaba el primer toro del festejo del día grande de las fiestas de Calahorra.

Un compañero periodista; Pablo García Mancha, publicó al día siguiente en Diario LA RIOJA un emotivo artículo titulado 'De luchador a luchadora' en el que describía cómo «Diego Urdiales le brindó el toro a Eva Barco, pero le brindó su vida a sabiendas de que ella es un ejemplo de constancia, de querer ser, de no venirse abajo cuando la existencia plantea en cada respiración un acabóse, una especie de meta inalcanzable, un reto en cada despertar».

Salto a la política

La incorporación de Eva Barco a la candidatura encabezada por Javier Pagola para las elecciones municipales del pasado 22 de mayo fue toda una sorpresa. Acostumbrada como estaba a estar al otro lado, frente a los políticos, su salto a la escena política junto a la también periodista Mónica Arcéiz supuso un golpe de efecto del PP.

Eva ocupaba el puesto número 11 en la lista popular y resultó elegida concejala al renovar este partido su mayoría absoluta. El alcalde Javier Pagola delegó en ella las competencias en materia de Turismo y también la nombró responsable del Casco Antiguo de la ciudad.

Apenas le ha dado tiempo a desarrollar su labor al frente de estos dos cometidos. Lo que no deja lugar a dudas es que no le faltaban ganas ni empeño como demostró en sus apariciones ante los medios de comunicación, delante de sus compañeros de oficio que ayer lloraban o lamentaban su pérdida, como lo hacían sus amigos, familiares y colegas del Ayuntamiento calagurritano.

El 3 de agosto Eva ofreció su última rueda de prensa para exponer los resultados del turismo en la ciudad a lo largo del año 2011. Pero no fue su última aparición pública. Durante los meses de agosto y septiembre su fuerte espíritu la ayudó a luchar contra su malestar y la concejala, siempre sonriente a pesar de su dolor, acudió a diferentes actos tanto en las fiestas de San Emeterio y San Celedonio como en la celebración de diversas actividades como el Promostock de verano o la inauguración del nuevo Centro Joven el pasado 9 de septiembre.

Pleno y entierro, hoy

Una vez conocida la triste noticia del fallecimiento de Eva Barco, el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Calahorra mantuvo ayer por la noche una reunión en la que decidió convocar un pleno extraordinario con carácter urgente para mostrar las condolencias por la muerte de su compañera. Este pleno se celebrará hoy viernes a las ocho de la mañana.

Asimismo el funeral y misa tendrá lugar a las cuatro de la tarde de hoy en la iglesia parroquial de los Santos Mártires. Tras la ceremonia se llevará a cabo la conducción del cadáver al cementerio. Después, a las siete y media de la tarde se oficiará una misa de dolores en la misma parroquia.