Educación contra la crisis

MILAGROS ROMEA BELTRÁNSECRETARIADO DE STE-RIOJA (SINDICATO DE TRABAJADORES DE LA ENSEÑANZA DE LA RIOJA)

El Día Mundial del Docente se celebra cada 5 de octubre, desde 1966, para conmemorar la función esencial del profesorado en la sociedad: no sólo , sino que, a medida que pasan los años, van asumiendo además el reto de educar, puesto que muchas familias delegan cada vez más gran parte de esta tarea a la escuela. El trabajo de maestros y profesores es fundamental para el desarrollo de las personas y de la sociedad.

Este año los actos conmemorativos giran en torno al tema 'Docentes para la igualdad de género'. Es cierto que en nuestro país, y también en otros, los docentes tenemos ahora mismo otras preocupaciones más acuciantes que nos llevan a repensar el sentido de la celebración. Pero, sin bajar la guardia, y con las ilusiones puestas en poder conseguir mejoras en todos los sentidos y para todas las necesidades.

La inversión pública en educación debe aumentar considerablemente si se pretende abastecer la creciente demanda de matriculación así como hacer frente a la crisis económica mundial«». Choca esta declaración de la Internacional de la Educación organización que representa a más de 30 millones de docentes y trabajadores de la educación en 172 países, con los recortes que venimos sufriendo los docentes de la red pública, iniciados por gobiernos socialistas y agudizados en los últimos meses, en varias comunidades autónomas por gobiernos populares.

En estos tiempos en los que la crisis lo inunda todo, resulta intolerable que haya dinero para los bancos, para el sector empresarial, que se permitan asignaciones millonarias, incluso vitalicias, que se conviva con el fraude y la malversación del dinero público... que se concierten más niveles educativos en centros privados... y sin embargo, que se meta la tijera a la escuela pública, como si fuera un sector de segunda. También aquí se genera empleo y se forma a los y las trabajadoras del futuro. Desde la escuela pública se contribuye no solo a la formación de las personas, sino al crecimiento como sociedad. Por eso, es inadmisible que en La Rioja, sin llegar -de momento- a extremos sufridos en otras autonomías, se reduzca el presupuesto dedicado a la educación pública, se recorte la oferta educativa, se precaricen los puestos de trabajo docente, se congele la creación de puestos de trabajo... mientras se sigue dando dinero público para, por ejemplo, la concertación de centros privados.

Este 5 de octubre, el STE-Rioja exige a la clase política que no trate a la educación y al profesorado como una moneda de cambio, blanco habitual de manipulaciones políticas, sino que en la educación pública. De la educación y del trabajo docente depende el aprendizaje de las personas, y por lo tanto, el futuro. Por eso, es fundamental, proteger la enseñanza pública, la única abierta a toda la sociedad, y tratarla, tal y como gustan decir los gestores económicos tan de actualidad, no como un gasto, sino como una para el futuro. Los recortes en educación, como criterio económico, resultan una equivocación presente y futura. Al contrario, invertir en la educación pública es asegurar el progreso social y contribuir a la salida de la crisis.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos