Un gran Olaizola II se lleva la Feria Matea

Exhibición del delantero de Goizueta y Beroiz en la final de la Feria de San Mateo 2011 Irujo trató por todos los medios de jugársela y ayudar a Miguel Merino, pero el partido tuvo siempre por delante a los ganadores

MIGUEL MTZ. NAFARRATE MMNAFARRATE@DIARIOLARIOJA.COMLOGROÑO.
Cuadro de honor de los sanmateos 2011 con Olaizola II y Beroiz en lo más alto junto a Irujo y Merino. ::                             FERNANDO DÍAZ/
Cuadro de honor de los sanmateos 2011 con Olaizola II y Beroiz en lo más alto junto a Irujo y Merino. :: FERNANDO DÍAZ

Olaizola II y Beroiz se proclamaron ayer campeones de la Feria de San Mateo de pelota después de ganar en la final a Irujo y Merino por 22-13. El delantero ganador fue coronado como mejor pelotari de la feria. Y no hubo color. Desde el primer minuto se vio que la pareja de Asegarce marcaba las diferencias en la cancha del Adarraga. Los vencedores hicieron buenos los pronósticos de las apuestas iniciales y nunca dieron la sensación de perder el partido. Los ganadores repiten éxito en el torneo y Olaizola II, a su vez, como mejor pelotari de la feria por unanimidad.

No dio opción el de Goizueta. Desde el torneo de Lequeitio no hay quien le tosa. Va un paso por delante y tal es la diferencia que llega a asustar. Es más, si por él fuera, empezaría mañana el Cuatro y Medio. De hecho lo está deseando, aunque sabe que dentro de muy poco tiempo, cuando el resto se ponga a entrenar a tope, las cosas pueden cambiar.

En lo referente a la final, poca historia. Olaizola II y Beroiz siempre fueron por delante en el marcador. Un día más se pudo ver la diferencia de lotes en el cestaño y también cómo se pueden expresar unos y otros con cada tipo de cuero. De salida, Merino cometió su primer fallo en Logroño. Se le fue abajo un golpeo de zurda. Irujo sumó otro con un latigazo que se le fue al ancho, aunque ganó de dejada en el choco el tercer tanto del partido: 2-1. Olaizola no tenía ocasión de entrar, pero lo hizo de carambola y de saque para elevar la diferencia a un 4-1. El partido ya tenía hecho su primer jirón con el 10-4. Olaizola II ya había anotado cinco dianas. Beroiz dominaba en esta fase a Merino. El de Huarte golpeaba un cuadro por delante del riojano y eso le hacía entregar un poco al de Villar de Torre.

Irujo ya estaba dispuesto a jugársela. Él era el único capaz de poner en jaque al de Goizueta ya que había viajado en calesa en Logroño. No pudo Irujo. Lo intentó. Le quitó mucho escombro a Miguel y se la jugó. Su punto de mira era bueno, la potencia también, pero dos chapas le alertaron de que no era su día.

Miguel asentó su juego y tuteó a Beroiz. Ya no le veía el nombre en la camiseta. Se codeaba con él. Beroiz había hecho también un esfuerzo enorme por quitarle pelota a Irujo. Claro que esto resulta medio imposible sobre todo cuando el de Ibero se cuadra en el cuatro. El partido se metió en una fase de alternancia y con un fallo de Beroiz de zurda, un saque y una parada en el rincón Irujo adornaba un 13-9.

Había partido, lo que no había eran vibraciones de remontada. Irujo se la jugó. Es elogiable que él también sintiera que debía asumir riesgos y lo hizo antes de que el partido se precipitara al abismo. Claro que a Irujo no todo le sale bien. Alternó aciertos impresionantes con errores como una dejada al choco a la chapa y un intento de una nueva parada de zurda que no llegó a tocar ni el frontis. Olaizola II, por contra, como está con el santo de cara, no fallaba.

Con ese movimiento alterno de aciertos y errores entró el partido en unas cifras elocuentes como un 17-12. Este fue, quizá, el mejor tanto del partido. Merino y Beroiz jugaron de tú a tú un tanto impresionante por su duración, intensidad y eficacia.

Nada menos que 95 pelotazos hubo de intercambio. Durísimo. En este punto se pudo ver que ambos pelotaris gozaban a partes iguales y que ninguno de los dos lograba imponer su pegada, aunque evitaban a sus lugartenientes. Fue un pasaje mágico. El Adarraga, incluso, mantuvo un silencio evocador en este pulso entre ambos zagueros que se saldó con un golpeo a la chapa superior del de Huarte.

Olaizola II no esperó a que se repitiera la misma historia porque, acto seguido, marcó un gancho precioso cogiendo la pelota con el brazo extendido desde arriba. Merino se quitó una espinita ganando de pelotazo el 13 a amago de Miguel, pero fue el último de la pareja azul. Un gancho, un saque, un error de Irujo en la punta y un impresionante besagain de Olaizola en el último tanto les llevó al triunfo.

En el primer partido del festival, paseo de González y Pascual sobre Saralegui y Albisu (22-15) para acabar el tercer partido con victoria de Gorka y Larrinaga sobre Rico y el gigante Aretxabaleta por 18-11. El de Ezcaray fue de menos a más y terminó luciéndose.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos