Logroño sabe a café con leche

La golmajería La Golosina abre una página web para rescatar la historia de los populares caramelos de la ciudad

ALICIA ITUARTE ,LOGROÑO.
Alfredo Ramírez, propietario de La Golosina. ::                             JUAN MARÍN/
Alfredo Ramírez, propietario de La Golosina. :: JUAN MARÍN

Los más golosos de Logroño aún recuerdan las pastillas de café con leche que, durante décadas, han sido el caramelo más tradicional de la capital riojana. Pero los amantes de este dulce han ido disminuyendo con el paso del tiempo y, a día de hoy los envoltorios del Logroñés y Viuda de Solano se consideran más un 'souvenir' que una parte de la identidad logroñesa.

Las tiendas de golosinas han tomado el relevo de las antiguas golmajerías, cuyos productos más típicos han debido ceder ante las chucherías de mil formas y colores. Sin embargo, aún quedan retazos de historia de este dulce en la ciudad. En pleno centro de Logroño, en la calle Portales, que tiempo atrás se conocía como la del Mercado, La Golosina vende estos caramelos desde 1946. «Las pastillas de café con leche nacieron en Logroño en 1925 creadas por Silvestre García», explica Alfredo Ramírez, propietario de La Golosina. Él mismo recuperó la marca del Logroñés cuando su anterior propietario, Solano, se deshizo de ella. «Antiguamente -prosigue Alfredo- todas las pastelerías de la ciudad las vendían; hoy, sin embargo, es muy difícil encontrarlas.»

Aunque la fábrica dejó de existir y en la actualidad tan sólo figuran dos fabricantes, El Avión y Soteño, aún se conserva la marca. Ahora, tras sesenta y cinco años dedicado a estos caramelos, Alfredo se propone rescatar su historia, aportando los capítulos que ha ido recabando a lo largo de una vida junto a su padre. «A mí, lo que me gustaría -señala Ramírez- es que personas que sepan algo, bien por teléfono o por correo electrónico, colaboren para ampliar la página».

Para ello, cuenta con la ayuda de su hija Elena, quien propuso a su padre la creación de la web . , con la que esperan completar esta parte de la historia logroñesa gracias a la memoria de aquellos que quieran participar. «La idea es que las pastillas no se pierdan», comenta Elena. De este modo, la gente podrá tanto conocer el origen de este dulce como también aportar la información de que disponga, contribuyendo así a la lucha contra el olvido de las tradicionales golosinas.

Algunos sabores van de la mano de un recuerdo o reviven un lugar; las pastillas de café con leche encierran el sabor de Logroño, y rescatar su historia es recuperar el sabor de casi un siglo de la ciudad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos