Ramitos vuelve a triunfar en Francia

El joven picador logroñés reivindica su categoría con cuatro premios en dos corridas en Orthez y Soria

PABLO GARCÍA MANCHA PGMANCHA@TOROPRENSA.COMLOGROÑO.

De casta le viene al galgo al logroñés Jorge Martínez Arana, 'Ramitos' para la afición y picador de toros: «Esto lo he vivido desde pequeño en mi casa: por mi padre, que también fue picador y porque mi familia se ha dedicado a las mulillas y a otras labores en la plaza de La Manzanera de toda la vida».

Jorge trabaja en el picadero de José Luis Tejada 'Salchi' pero su sueño es poder convertirse en picador profesional a tiempo completo: «Es un mundo muy complicado porque no somos muchos los picadores del norte, ésta no es una tierra de ganado bravo y la mayoría de los profesionales se suelen buscar en otros sitios, entre vaqueros y mayorales de ganaderías».

Sin embargo, Jorge poco a poco se está haciendo con un hueco en la profesión: «Antes compatibilizaba labores de monosabio con las de picador. Pero ya no, ahora lo que hago es sólo torear». Y las cosas no han podido empezar mejor esta temporada, ya que en Soria logró en una sola actuación llevarse la friolera de tres premios: «Fue el último astado de la feria, un toro de la ganadería de El Torreón, propiedad de César Rincón. La verdad es que salieron muy bien las cosas y lo piqué como a mí me gusta». Y tan bien lo hizo 'Ramitos' que se convirtió en uno de los grandes triunfadores del abono castellano merced a los tres galardones obtenidos: el premio al detalle para el recuerdo, denominado 'Rafael Chaín', en el que se valoraba su actuación de esta manera: «Por realizar la suerte de poder a poder dentro de los cánones de la Tauromaquia». Además fue reconocido con otros dos trofeos, uno que premia al mejor subalterno de la feria y otro a la torería. Pero el caudal de trofeos no acaba aquí porque el pasado domingo en la torista plaza francesa de Orthez volvió a proclamarse triunfador ente los picadores por su actuación a las órdenes de Alberto Lamelas: «Fueron tres puyazos y la verdad es que estuve bien. No me gusta decir yo las cosas porque puede parecer presuntuoso, prefiero que sean los aficionados y los periodistas lo que hablen», subraya.

'Ramitos' se siente torero: «A nosotros en la plaza se nos suele chillar mucho, pero yo sólo escucho la voz de mi matador; ahora tengo varias ferias por delante y lo que quiero es seguir creciendo en la profesión. Los premios son importantes pero lo importante es el día a día, crecer y ser cada corrida mejor profesional. Ésa es mi meta».