«Solución pensada» para San Bartolomé

Sobrepasada por los acontecimientos, la Plataforma Liberar San Bartolomé insta a realizar estudios desde distintos puntos de vista para «hacer las cosas bien» La Plataforma Liberar San Bartolomé apuesta por una reflexión profunda sobre el futuro de la zona

M.J.LUMBRERASLOGROÑO.
Reunión que convocó ayer en el Ateneo la Plataforma Liberar San Bartolomé. ::                             J.HERREROS/
Reunión que convocó ayer en el Ateneo la Plataforma Liberar San Bartolomé. :: J.HERREROS

Se constituyó ante el hecho consumado del derribo de la Casa de los Jesuitas, un edificio de 1921 firmado por Fermín del Álamo, y el hallazgo de la visión de la torre completa. Los portavoces de la Plataforma Liberar San Bartolomé quisieron aclarar este aspecto porque en ningún caso apoyan demolición alguna, dijeron.

Y también afirmaron que la noticia de que Ayuntamiento y Diócesis inician conversaciones para ver la posibilidad de mantener a la vista la torre les parece «estupenda», si bien, a continuación, apostillaron que, para la zona, ha de buscarse la mejor solución.

En la primera reunión abierta de esta nueva entidad, que se celebró ayer en el Ateneo (una de las entidades que apoyan), se dieron datos sobre San Bartolomé y se puso de manifiesto lo poco que se conoce de este templo, de los primeros en ser declarados Monumento Nacional. En el XIX fue carbonera, almacén e incluso fue incautado por el Estado. Se pensó en él para museo e incluso se planteó su demolición para teatro, expuso el investigador Adolfo López.

De los últimos trabajos realizados, a cuenta de la obra que estaba en marcha en el solar de la Casa de los Jesuitas, se sabe que no hay restos de muralla, pese a que siempre se ligó el templo a la misma («también puede que hayan desaparecido») y que se ha encontrado un calado y un pequeño lagar.

La torre siempre estuvo rodeada de edificios, incluso de una plaza de abastos de Luis Barrón a principios del siglo XX. «Por eso nunca hemos apostado por derribar nada», indicó Federico Soldevilla, de Amigos de La Rioja, otra de las firmas de la Plataforma. E insistió en que «ésta es una situación muy puntual» que hacía que mereciera la pena abrir un debate sobre y que se pudiera trasladar que «es una oportunidad única».

Entre el público asistente se expresaron opiniones variadas, algunas de pesar por la desaparición de la Casa de los Jesuitas, y otras muchas de preocupación por la intervención que se vaya a realizar en el entorno. En este aspecto, se instó «a que las cosas se hagan bien», es decir, con estudios e informes de todo tipo, entre ellos, los históricos y no sólo los arqueológicos. Y, tanto para este caso como para los demás que tengan que llegar, que los informes se realicen antes de la intervención y no de forma posterior.

Alternativas claras

«Solución bien pensada» fue una de las peticiones más formuladas en el encuentro. «Si se decide eliminar el urbanismo que ha ido creando la historia, tendrá que haber una alternativa urbanística clara», indicó uno de los asistentes. E incluso hubo quien recordó la existencia de un plan para la Judería que no se ha materializado y que habría que ver cómo queda con esta nueva situación.

Los portavoces de la plataforma indicaron haber sido sobrepasados por los acontecimientos, si bien se mostraron partidarios de ir siguiendo lo que vaya sucediendo atentamente. Comentaron también que habían pedido una cita con los representantes del Gobierno local, que tenían una cita que fue pospuesta y que están a la espera de una nueva convocatoria.

Para otro asistente al encuentro, vecino del entorno, hemos pasado «de una torre ramplona a una señora torre».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos