Hallado un lagar en una vivienda del yacimiento de Contrebia Leucade

JOSÉ ÁNGEL LALINDE
Vista del lagar hallado en la presente campaña. ::
                             LALINDE/
Vista del lagar hallado en la presente campaña. :: LALINDE

La campaña de excavaciones en el yacimiento de Cruña se está desarrollando desde el pasado mes de abril y hasta mediados de agosto. Los trabajos se llevan a cabo en la parte posterior de la muralla romana del siglo I, en el sector norte, continuando en la zona donde se intervino el año pasado. El proyecto de excavaciones está financiado por el Servicio Riojano de Empleo y por el Ayuntamiento de Aguilar del Río Alhama.

En los trabajos de esta campaña intervendrán ocho operarios y un técnico bajo la dirección del arqueólogo aguilareño y profesor emérito de la Universidad de Zaragoza, José Antonio Hernández Vera. En campañas anteriores ya se vino excavando en esta misma zona y en la presente campaña se continúa descubriendo el grupo de casas celtibéricas con posterior ocupación medieval.

Entre las sorpresas aparecidas se encuentra el descubrimiento de un lagar en una de las casas celtibéricas. La mayor parte de las estructuras descubiertas corresponden a la última ocupación que llega hasta el siglo IX, correspondiendo con la época tardoantigua y altomedieval. En determinadas zonas se está llegando a niveles celtibéricos. Los restos medievales, de momento, no se están retirando y las excavaciones muestran la superposición de estructuras celtibéricas y medievales.

De la última ocupación se descubren varias habitaciones del siglo IX y también se han extraído algunos materiales bien conservados de los siglos VII y VIII como hebillas visigodas perfectamente conservadas y también interesantes restos cerámicos de época musulmana.

El equipo investigador coincide en la importancia de todas las estructuras de la ciudad y el buen estado de conservación de los bienes inmuebles que se siguen descubriendo. Además de la delimitación de nuevas viviendas, se han ido descubriendo distintas dependencias como pequeños silos para guardar el grano o aljibes para el agua a la entrada de las viviendas, como es habitual encontrar en las casas celtibéricas a modo de fresqueras. Pero el hallazgo más llamativo de esta campaña es el de un lagar para la elaboración del vino, que demuestra que desde los tiempos celtibéricos en nuestro valle se cultivaba la vid y era habitual la costumbre de elaborar y consumir el vino. En excavaciones anteriores se llegaron a descubrir otros lagares, pero éste destaca especialmente por su estado de conservación y por la claridad de los niveles de construcción y de los elementos que servían para el pisado de la uva.

Fotos

Vídeos