Sanz presenta su Gobierno 'a siete' con Del Río afianzado como hombre fuerte

Concepción Arruga, la única mujer del nuevo equipo, asume la macroconsejería de Administración Pública y Hacienda

MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLOGROÑO
Sanz, junto a su nuevo equipo. /JUAN MARÍN/
Sanz, junto a su nuevo equipo. /JUAN MARÍN

El nuevo Gobierno de La Rioja, quinto de la era Sanz, ha tomado posesión esta mañana en el Palacio de Gobierno de Logroño. Los siete nuevos consejeros -seis hombres, una mujer- han jurado o prometido sus cargos en una ceremonia sencilla que apenas ha durado diez minutos.

Luego Sanz ha tomado la palabra brevemente para congratularse de la rapidez con que el Gobierno se ha configurado -"éste será el prmer gobierno en formarse", aventuraba- y para prometer que su Ejecutivo no perderá tiempo para ponerse a trabajar, con la lucha contra la crisis y la creación de empleo como máximas obligaciones.

"Ahora nos sacaremos las fotos y nos pondremos a trabajar", finalizaba Sanz, que ha asegurado que para el "martes o miércoles" de la semana que viene estará completa la estructura de su Ejecutivo.

Cinco de ellos optaron por jurar su cargo: la consejera de Administración Pública y Hacienda, Concepción Arruga; el de Educación, Cultura y Turismo, Gonzalo Capellán; el de Agricultura, Ganadería y Medio Natural, Iñigo Nagore; el de Salud y Servicios Sociales, José Ignacio Nieto; y el de Industria, Innovación y Empleo, Javier Erro.

Los otros dos, prefirieron la promesa. En concreto, el responsable de Presidencia y Justicia, Emilio del Río, y el de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos.

Una vez que han tomado posesión de su cargo, tras la protocolaria y tradicional imagen de todo el Gobierno en la escalinata del Palacete del Gobierno y sus primeras declaraciones a la prensa, los consejeros han mantenido su primera reunión en Consejo, que abre esta octava Legislatura. Una vez decidido este primer escalón del equipo que dirigirá hasta 2015 el rumbo de La Rioja, comienza ahora el camino para completar todo el escalafón.

Según ha avanzado el presidente de la comunidad al anunciar los nombramientos, todo estará decidido para "el próximo martes o miércoles, porque las circunstancias así lo requieren". Ha indicado que tienen el reto de "hacer más con menos" estructura de Gobierno, al tiempo que como retos se ha marcado "la bajada del desempleo y la creación de empleo, y mantener y mejorar los servicios públicos".

"El hombre fuerte es Pedro Sanz"

Tras la toma de posesión, uchas miradas están puestas en Emilio del Río, el hombre que ha salido aparentemente ganando (al menos en presencia y competencias) en el nuevo Gobierno Sanz.

El portavoz del Gobierno repetirá en esta octava legislatura como consejero del área de Presidencia, si bien también será el responsable de Justicia, tras prometer esta mañana su cargo. Además tendrá las competencias de Juventud, Interior o Deportes. Ha indicado que "hay que ser más eficaces, y hacer mejor las cosas".

Ante los medios de comunicación, Del Río ha asegurado que era un día de "emociones y de responsabilidades, y de empezar una nueva etapa con mucha ilusión, bajo el liderazgo de Pedro Sanz, a quien quiero manifestar mi agradecimiento por la confianza depositada en mi"

El consejero de Presidencia y Justicia ha indicado que es un momento de "hacer más con menos, trabajar más con menos consejeros, por lo que hay que ser más eficaces". "Estamos en un momento complicado en el país, con una profunda crisis económica, y por lo tanto tenemos que trabajar para que La Rioja siga aguantando la crisis, y también contribuir desde nuestra comunidad a salir de la crisis", ha añadido.

Preguntado por los periodistas acerca de que si se sentía el "hombre fuerte" del Gobierno una vez reforzadas sus competencias, Del Río ha señalado que "el hombre fuerte del Gobierno es Pedro Sanz". "Yo me siento con más trabajo que en la legislatura anterior y tenemos que hacer más con menos, cada uno en el ámbito de sus competencias".

Nacido en Logroño en 1963, Del Río está casado y tiene tres hijos. Es profesor titular de Filología Latina en la Universidad de La Rioja y doctor en Filología Clásica por la Universidad Complutense. Ostenta la secretaría general para la UE y de Acción en el Exterior desde 1996, cargo que renovó en 1999, hasta el 2003. Senador desde el año 2000, fue elegido diputado en las últimas elecciones. Es vicesecretario de comunicación e imagen del PP desde el 2002.

Cómo es el Gobierno

Lo cierto es que, obligado por la crisis, el quinto Gobierno de Pedro Sanz refunde competencias y refuerza a Emilio del Río como hombre fuerte. Además, tal y como avanzó el sábado tras su investidura como presidente, el nuevo Consejo de Gobierno regional prescinde de cinco caras (Aránzazu Vallejo, Luis Alegre, Juan José Muñoz, Conrado Escobar y Sagrario Loza) e incorpora dos rostros nuevos (Concepción Arruga y Gonzalo Capellán).

El Ejecutivo riojano de la VIII Legislatura autonómica recuerda en su estructura al de 1995, fundamentalmente porque desaparece la Vicepresidencia (en manos de Aránzazu Vallejo desde 1999) y porque reagrupa dos consejerías que desde hace ocho años caminaban por separado: Salud y Servicios Sociales. José Ignacio Nieto dirigirá ambos departamentos que son los que manejan el mayor volumen de fondos presupuestarios.

Y de la cartera que más gasto genera, a la que decide cómo gastan las consejerías: la de Hacienda. Sanz ha delegado este área en Concepción Arruga (la anterior legislatura estaba en manos de Muñoz) y adicionalmente le ha asignado Administración Pública, que en los últimos cuatro años estuvo dirigida por quien ayer protagonizó una de las salidas más sonoras del Gobierno: Conrado Escobar.

Capellán, también sorpresa

La segunda nueva cara del Gabinete es la de Gonzalo Capellán, que inesperadamente (se le situaba en el Gobierno cántabro) sustituirá a Alegre en Educación y Cultura, añadiendo a esas responsabilidades la de Turismo, ya que la Consejería que llevaba esta materia junto a Medio Ambiente y Política Territorial desaparece y distribuye sus competencias entre otras secciones.

Emilio del Río, rompiendo también ciertas apuestas, se afianza como hombre fuerte del Gobierno, pues no sólo conserva Presidencia, sino que asume el área de Justicia y la de Política Interior.

Y junto a Del Río, Sanz mantiene en sus cargos a Antonino Burgos (que a Obras Públicas añade Política Local y Territorial), Javier Erro (que sigue al frente de Industria, Innovación y Empleo, el único departamento que no cambia) e Íñigo Nagore (que a Agricultura y Ganadería suma Medio Natural).