Lucía Pérez: «Quedó una buena imagen»

YOLANDA VEIGA
La cantante gallega, en Alemania./
La cantante gallega, en Alemania.

El carácter peninsular ha vuelto a pasar factura a España en Eurovisión. Con tan poca frontera y amigos contados, Lucía Pérez lo tenía complicado. Francia y Portugal 'cumplieron' con generosidad pero dolió la indiferencia de Italia, que no dejó ni un punto. Le puso la gallega oficio, empeño y alegría, pero quedó para la cola. La 23 de 25, uno de los peores registros, peor que Chikilicuatre.

Pero ni por esas han conseguido borrarle la sonrisa a Lucía, que llegó a Alemania con una maleta de amuletos y el sábado subió uno al escenario, «un anillo de buen rollo» que le había regalado su madre. Y funcionó: «Si hubiera pensado que no lo había hecho todo lo bien que podía, estaría triste, pero salí contenta. Es una lotería, y también podíamos haber quedado últimos».

Insiste Lucía en que «a nivel de público y medios» gustó mucho en Alemania su 'Que me quiten lo bailao', pero en las votaciones la mayoría de los países ignoraron la alegre propuesta de España: «Tenemos la desgracia de tener pocos vecinos», bromea la cantante, feliz en todo caso porque «ha quedado una buena imagen».

Quizá con la balada que ella quería llevar al festival hubiera sido otro el resultado, aunque tiene sus dudas: «Este año las baladas estaban pasando bastante desapercibidas». Y probablemente cantando en inglés se habría escalado alguna posición: «Si para quedar un poco más arriba hay que renunciar a la lengua... El idioma es la carta de presentación. No debemos renunciar a él», comenta rotunda.

- ¿Le gustó la ganadora?

- Me quedé bastante sorprendida. No creí ni que iba a pasar a la final. Mi favorita era Suiza, que quedó última.

Fotos

Vídeos