El toreo es cosa de niños

Uno de los principales objetivos del curso es promocionar la afición y los valores éticos del toreo: esfuerzo, honor y compañerismo El Ayuntamiento de Arnedo y el Club Taurino de la ciudad del calzado organizarán en septiembre un taller de iniciación a la cultura del toro

PABLO GARCÍA-MANCHAARNEDO.
Un niño lancea al viento en una playa; cualquier sitio es hermoso para practicar el toreo. ::
                             P.G.M./
Un niño lancea al viento en una playa; cualquier sitio es hermoso para practicar el toreo. :: P.G.M.

El Ayuntamiento de Arnedo -con la colaboración del Club Taurino y Juan José Urdiales, como monitor- ha decidido emprender una aventura taurina novedosa: la puesta en marcha de un taller de iniciación a la cultura del toreo, que se desarrollará entre el próximo uno y 25 de septiembre, con clases de hora y media de duración, además de dos jornadas de sábado por determinar, para conocer la plaza de toros, las cuadrillas, los trastos de torear y, obviamente, el toro bravo.

Lo primero, el toro bravo

Lo primero que se conocerá en el curso es al toro bravo: se dividirán a los animales por edades, características morfológicas, además de explicar los distintos encastes y procedencias. Todo esto se realizará a través de audiovisuales, donde se explicará cómo vive el toro en el campo. Otro de los objetivos del curso será conocer la plaza de toros, sus partes e incluso lo que son los terrenos de la lidia. Para que no falte de nada, los niños tendrán su primer contacto con los trebejos de torea: capotes, muletas, espadas, vestidos... y se realizarán sesiones prácticas con ellos para apreciar la dificultad de su manejo y cómo se deben coger cada uno de ellos. También se realizará un repaso al desarrollo del festejo, desde el paseíllo con la colocación de cada uno de los actuantes, hasta el desarrollo de las diferentes suertes de la lidia: burladero de matadores, a quién corresponde cada quite... Una vez iniciado el festejo, se irán conociendo los diferentes lances y sus nomenclaturas, y las diferencias que existen en su manejo entre los matadores y los subalternos. Otras clases prácticas servirán para explicar en qué consisten los tercios de pica y banderillas y los estilos y formas de ejecutarlos. La muleta recibirá una atención específica para conocer la manera en la que se comportan los vuelos, la manera de citar al toro o cómo se monta.

Tal y como explican el presidente del Club Taurino y el monitor Juan José Urdiales, el objetivo fundamental del curso es que los niños y niñas que acudan se conviertan en aficionados, que conozcan en qué consiste una tarde de corrida y que vean reforzados valores esenciales de la tauromaquia, tales como el valor, el esfuerzo, el compañerismo y la sensibilidad de un aficionado que es capaz de empatizar con la persona que está en el ruedo, además de adquirir una serie de conocimientos que con el paso del tiempo les otorgará la posibilidad de profundizar en la gran pasión que supone el toreo.