La ley antitabaco acumula 16 denuncias en La Rioja, sólo dos de ellas en marzo

R. G. L.LOGROÑO
José Miguel Acitores. ::
                             J. MARÍN/
José Miguel Acitores. :: J. MARÍN

Calma chicha. Los temores ante la entrada en vigor de la ley antitabaco se evaporaron como el humo y el primer trimestre ha pasado entre la tranquilidad y las meras anécdotas tras un arranque de dudas. «Si hay que resumir con una palabra lo que ha ocurrido en relación con la normativa antitabaco, yo elegiría 'normalidad'. Al margen del problema que pueda suponer para la hostelería y que yo no puedo cuantificar, la gente lo ha entendido y no hemos tenido ningún problema», explica el director general de Salud.

Desde el día 2 de enero, La Rioja acumula sólo 16 denuncias, la mayoría por incumplimientos de algunas personas que fueron sorprendidas con el pitillo en lugares donde estaba prohibido fumar, dos de ellas en el Palacio de los Deportes de La Rioja, en plena celebración del Actual. Ese mes de enero, en el que llegaron hasta la Consejería 167 dudas planteadas por los ciudadanos, se cerró con siete denuncias presentadas, el mismo número se repitió en febrero, pero en el pasado marzo sólo se recogieron dos. «Esos datos indicarían una normalización de la situación y, además, la inmensa mayoría de denuncias han sido por faltas leves», explica José Miguel Acitores.

Sanciones de momento no ha habido ninguna porque la tramitación y los posteriores plazos para los recursos elevan la duración del procedimiento hasta los seis meses, al menos. «Entiendo que alguna sí que acabará en sanción, pero hay que esperar a la conclusión del procedimiento», advierte el director general de Salud. Preguntado sobre el local hostelero de la logroñesa plaza del Mercado registrado como club de fumadores, Acitores avanza, en declaraciones a Diario LA RIOJA, que «se está recabando toda la información necesaria para proceder en consecuencia. Si se cree que no cumple las condiciones, será objeto de inspección; si ésta lo confirma, será sancionado, como con todo el mundo, evidentemente. En caso de cumplir la ley, pues podrá seguir como club de fumadores».