Un hogar de primera

La instalación que ahora se estrena tiene capacidad para 200 canes y ofrecerá, además, servicios privados | El Centro de Protección de Animales sustituye a la perrera de Pradoviejo

M. J. LUMBRERAS ,LOGROÑO.
Santos y Arribas visitaron las nuevas instalaciones. ::                             M. HERREROS/
Santos y Arribas visitaron las nuevas instalaciones. :: M. HERREROS

En el nuevo Centro de Protección de Animales viven ya seis perros. La instalación, cercana al parque de Jardinería y a las bodegas Juan Alcorta, sustituye ya a la perrera de Pradoviejo. Allí se han invertido 700.000 euros y de la gestión se va a hacer cargo la empresa Talher S.A. ¿Cómo? El Ayuntamiento no va a pagar nada por la atención que dispense a los perros recogidos en Logroño, pero la firma tampoco tendrá que sufragar un canon, con lo que tendrá que atender a los animales abandonados y, además, lograr los ingresos que hagan viable su tarea. Así, prestará servicios privados, como residencia, consulta veterinaria, urgencias y atención a domicilio, incineración de mascotas fallecidas...

El alcalde, Tomás Santos, visitó ayer sus tres edificios. Uno es administrativo y clínico, con la consulta, el quirófano... «Queremos promover las adopciones responsables y son más fáciles cuando alguien se lleva a casa un animal esterilizado», señaló el responsable de la instalación, Javier Medrano. Y dos edificios más tienen los cheniles, los alojamientos de los perros. Caben doscientos animales. Hay un cuarto, que es la incineradora. Entre las intenciones de los nuevos gestores, están las campañas de educación, concienciación... para «favorecer que cada vez tengan que venir menos animales aquí de forma obligatoria».

La concejala Arribas se mostró satisfecha con el nuevo centro que, «aunque está un poco lejos, es el más adecuado» porque permite disponer de espacio suficiente para, por ejemplo, contar con pistas externas donde los canes puedan correr. La que ha sido la perrera en Pradoviejo «no reunía las condiciones debidas» y, además, el suelo había sido vendido hace unos años.

La gestión se ha cedido por quince años y, tras este tiempo, todo revertirá de nuevo en el Consistorio. El alcalde, Tomás Santos, destacó que así se soluciona un «problema pendiente» y que el centro tendrá la supervisión de profesionales sanitarios.

Logroño genera cada año unos 650 animales susceptibles de ser atendidos en este centro, mientras que en el conjunto de la comunidad la cifra oscila entre los dos mil y los tres mil. Los servicios básicos que el centro de protección debe prestar tienen que ver con el mantenimiento de los animales recogidos en Logroño y con su atención veterinaria, así como con la gestión de las adopciones y la promoción de las campañas de concienciación. Los servicios complementarios que se dispondrán incluyen residencia de animales de compañía, consulta veterinaria, incineración de animales...