Abre una estación de servicio atendida por discapacitados

Pedro Sanz visitó ayer las instalaciones, propiedad de Repsol YPF, gestionadas por Aspace-Rioja

I. ÁLVAREZ
Sanz, con empleados y responsables de Aspace en Calahorra. ::
                             G.R./
Sanz, con empleados y responsables de Aspace en Calahorra. :: G.R.

La discapacidad no está reñida con el empleo. Es lo que demuestran, y lo que reivindican cada día los usuarios del centro especial Aspace-Rioja, que ayer inauguró una estación de servicio en Calahorra en la que trabajan cuatro jóvenes con discapacidad. Ellos son Ainhoa, Enrique, Eduardo y María Ángeles, todo un ejemplo de superación que se manejan a la perfección con su nueva ocupación laboral.

«Me encuentro muy bien con lo que hago», destacó ayer María Ángeles ante el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, que visitó el establecimiento para conocer de cerca su trabajo. María Ángeles es la encargada de la estación y recalca que sus funciones «las puede realizar cualquier persona con discapacidad, adaptando el puesto a nuestras posibilidades».

Las instalaciones se encuentran ubicadas en el kilómetro 363 de la N232 y son propiedad de Repsol YPF. Su gestión corre a cargo de Aspace, que también dirige otras estaciones de la compañía petrolera en Logroño, Baños del Río Tobía y Cenicero.

En su visita el mandatario regional quiso «trasladar a la sociedad riojana el trabajo y el esfuerzo de Aspace-Rioja por integrar social y laboralmente a los discapacitados». Una meta en la que el centro de empleo, que recibió el pasado año 353.645 euros del Gobierno de La Rioja, lucha por conseguir desde 1996.