Responsables de ocho cotos de caza de La Rioja Baja dejan su gestión

La Federación Riojana de Caza argumenta la falta de soluciones por parte del Ministerio y de la empresa Agroseguro

LA RIOJALOGROÑO.

Los responsables de ocho cotos de caza de La Rioja Baja han comunicado a la Dirección General de Medio Natural que abandonan la gestión de estos terrenos cinegéticos, debido a la «gravedad» de las reclamaciones que les pide Agroseguro por daños de animales a los cultivos agrícolas.

La Federación Riojana de Caza informó ayer en un comunicado de esta situación y el director general de Medio Natural de La Rioja, Miguel Urbiola, confirmó a Efe que le consta esta decisión en ocho cotos de caza, pero podría haber alguno más. Alfaro, Autol, Calahorra, Rincón de Soto, Arnedo, El Villar de Arnedo, Pradejón y Aldeanueva de Ebro son los que, hasta el momento, han comunicado su «renuncia», que supone que las parcelas pasan a sus titulares (agricultores y ayuntamientos).

Los cazadores ya habían advertido de la posibilidad de abandonar los cotos debido a las indemnizaciones que les exigía la empresa Agroseguro, una vez que ésta ha indemnizado a los agricultores por los daños causados a los cultivos por los animales, especialmente conejos.

Este problema se ha generalizado por España en los últimos meses y ya se han producido situaciones similares en regiones como Andalucía, Aragón o Castilla-La Mancha.

La Federación Riojana de Caza subraya la «falta de soluciones» a esta cuestión por parte del Ministerio y de Agroseguro durante todo el mes de febrero. Urbiola aseguró, por su parte, que «hemos trabajado en esta cuestión en innumerables reuniones; parece que todas las partes estamos de acuerdo, pero no se termina de cerrar y lo cierto es que Agroseguro no ha respondido».

La propuesta «razonable» que el responsable de Medio Natural espera que salga adelante aporta una solución «de futuro» y otra para el momento actual. En el primero, aboga por pólizas de seguros en los cotos que cubran estos daños. Esas pólizas, o en concreto el sobrecoste de las actuales, contarían con ayudas de la administración, supeditadas a que los cotos apliquen medidas para reducir los daños. Además, para este ejercicio, las administraciones «avalarían» los seguros de los cotos, siempre que cumplan sus planes cinegéticos.