El silo de Nájera incumple la ley

ARAG-Asaja está de acuerdo con el derribo, pero pide un nuevo espacio donde almacenar el grano, 4.000 toneladas en la pasada cosechaLa normativa de explosivos alerta del peligro de incendio del polvo de cereal

PABLO JOSÉ PÉREZ
Vista del silo de Nájera desde la ronda norte. ::
                             P.J.P./
Vista del silo de Nájera desde la ronda norte. :: P.J.P.

El anunciado derribo del silo de Nájera ha destapado el proceso que se ha venido siguiendo con esta instalación. Si bien es necesaria para que los agricultores puedan llevar sus cosechas de cereal, lo cierto es que la legislación actual convierte el gran caserón en un potencial peligro. Con riesgo, además, de explosión.

Según la normativa ATEX, el edificio no cumple la legislación sobre explosivos. Y es que el polvillo del cereal, como bien saben los agricultores, es altamente inflamable. Esa es la verdadera razón por la que se plantea el derribo del popular silo de Nájera.

El sindicato ARAG-Asaja lamenta que ese edificio no pueda seguir dando la utilidad para la que fue construido. Sus portavoces ya manifestaron al Gobierno regional que el inmenso inmueble «no podía desaparecer a cambio de nada».

Precisamente en la última campaña cerealista ya fue utilizado, dando entrada a cerca de 4.000 toneladas de grano, casi dos tercios de su capacidad. Por ello, la Comunidad Autónoma y el mencionado sindicato están negociando porque «resulta evidente que los agricultores necesitamos un lugar, con esa forma o con otra, adonde llevar nuestro grano, y el derribo nos dejaría sin ninguna alternativa».

De hecho, aunque se negocia sin prisas, los sindicalistas de Tricio ya han enviado alguna propuesta sobre cómo podría ser el nuevo centro de almacenaje. Pero en la comunidad autónoma se va despacio, aunque con la voluntad de que este mismo año se ponga en marcha una solución. Así lo comprometieron el presidente del Gobierno regional, Pedro Sanz, y la alcaldesa de Nájera, Marta Martínez, en el encuentro que mantuvieron a finales de diciembre con la senadora Francisca Mendiola en el Palacio de Gobierno.