Arpón quiere continuar ligado a la UDL

«Nadie en año y medio puede negar mi profesionalidad e implicación», explicó el de Rincón tras recibir la bajaEl centrocampista deja la UD Logroñés como jugador, pero podría seguir vinculado al club en calidad de técnico

CARLOS FERRERLOGROÑO.
Arpón, durante la comparecencia en la que leyó un comunicado de despedida de la Unión Deportiva Logroñés. ::                             MIGUEL HERREROS/
Arpón, durante la comparecencia en la que leyó un comunicado de despedida de la Unión Deportiva Logroñés. :: MIGUEL HERREROS

Óscar Arpón quiso despedirse ayer del club, directivos, afición y compañeros como jugador de la UD Logroñés. Y lo hizo mediante una rueda de prensa, en la que estuvieron presentes varios directivos de la entidad y la práctica totalidad de la plantilla con los que ha convivido este año y medio que ha permanecido como jugador y primer capitán del equipo.

Arpón, para empezar, leyó una carta en la que comenzó diciendo que se iniciaba «una nueva etapa» en su vida. «Hace un año y medio me embarque en un proyecto muy especial que nacía en mi tierra, en el que deposité grandes ilusiones. Tras muchos años fuera de La Rioja, podía regresar formando parte de un nuevo club. Nadie de los que ha estado conmigo durante este año y medio puede negar mi profesionalidad e implicación. Mi única finalidad en todo este tiempo ha sido aportar mi ayuda y experiencia», leyó.

Y añadió que debía «agradecer el apoyo mostrado por la afición y, en concreto, el de Félix Revuelta, José Luis Bermejo, Luis Vergara, Chuchi, Visnjic», además de a todos sus compañeros, fisio y preparadores físicos. «Especialmente quiero mostrar todo mi cariño y agradecimiento a mi representante Juan Carlos Gutiérrez, a mis amigos Edu y Mario, y a mi familia, mis hijos y mi mujer. Gracias a todos los que habéis mostrado vuestra confianza y vuestro apoyo. Aúpa la UDL».

Ángel Martínez Lledó, en nombre del club, agradeció las palabras del jugador y la mención especial sobre el presidente y añadió: «Esta es tu casa, estamos para ayudarte en lo que podamos. Cuenta con nosotros, la directiva y empleados y la afición en estos momentos difíciles para ti».

¿Último partido?

La noticia supuso algo de asombro para él: «Sorprende, aunque veas que tu nombre está en esa lista. Después de haberme implicado tanto en el proyecto, tenía la esperanza de que no lo fuera. Al ser así, lo acepté lo mejor que pude».

Lo que no tiene claro es si el pasado domingo jugó sus últimos minutos como jugador profesional: «Si digo que sí, igual miento, y si digo que no, pues también. Vamos a ver si entre el club y yo podemos llegar a un acuerdo. Cuando vine, mi contrato era de dos años y un tercero, si no como jugador, sí vinculado al club. Mi intención es seguir ligado, porque llegué con la intención de elevar el fútbol riojano porque hace tiempo que no tiene su nombre en los primeros estadios».

Pero la trayectoria de una campaña y media no sólo se ha quedado en lo profesional, sino que ha llegado a lo sentimental. «Me quedo con los amigos que he hecho y con el primer año. Un año difícil, en el que en la primera vuelta estuvimos espesos, pero en la segunda la hicimos muy buena por la unidad de los compañeros y amigos en el equipo, que fue impresionante».

No creía que hubiera podido pasar factura la negativa racha de septiembre y octubre: «El equipo estuvo muy bien al principio, luego cogió un bache y ahora ha vuelto a salir. No creo que haya sido el detonante para que yo esté en esta situación. Al final es una persona quien decide y tiene todo el respeto del mundo». Por eso no guarda rencor ni se siente maltratado. «Ahora mismo me siento raro. Pero no tratado injustamente. El fútbol tiene estas cosas. Yo soy profesional. Llevo muchos años, he visto casos y cuando no te toca lo ves como muy lejano. Al final, me quedo con los buenos momentos y las cosas malas no las quiero recordar», se despidió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos