«No indica que la cuna del castellano sea Valpuesta»

Imagen de archivo de José Antonio Pascual (segundo por la izquierda) en Logroño como codirector de Cilengua. ::
                             L.R./
Imagen de archivo de José Antonio Pascual (segundo por la izquierda) en Logroño como codirector de Cilengua. :: L.R.

La importancia de esta obra, que estudia 187 documentos fechados entre el siglo IX y el XIII, radica también en que los denominados becerros o cartularios «contienen algunas de las palabras más antiguas escritas en español», aunque los autores no pretenden establecer que «la cuna del castellano sea Valpuesta». «Una lengua no nace en sitio ni en fecha determinados sino que se deja sentir en caminos y aldeas, viñas y manzanares, iglesias y monasterios», declaró ayer Gonzalo Santonja, director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, al intentar zanjar la polémica de cuál fue la cuna del castellano, si San Millán de la Cogolla, Santo Domingo de Silos, Cardeña, Oña, Sahagún, Covarrubias... «Las lenguas nacen en la calle y este tipo de documentos constituyen testimonios escritos recogidos en diferentes monasterios» y que reflejan en qué fase se encontraba el latín en su paso al romance castellano, añadía Santonja. Autor de una de las introducciones del libro, Santonja participó en la presentación junto con la consejera de Cultura de la Junta de Castilla y León, María José Salgueiro; el coordinador del estudio, Ruz Asencio; y el vicedirector de la RAE, José Antonio Pascual (curiosamente también director del Instituto de Historia de la Lengua de Cilengua).