El día después de una cirugía cardiovascular

Gallo apunta que tras una operación hay que evitar el abandono y seguir unos sencillos hábitos para recuperarse

DR. IGNACIO GALLO MEZO ESPECIALISTA EN CIRUGÍA CARDIOVASCULARLOGROÑO.
Un momento de una investigación del corazón. ::
                             EFE/
Un momento de una investigación del corazón. :: EFE

Después de más de treinta años operando casi diariamente de corazón, ya no tengo dudas sobre la importancia de la prevención para reducir en lo posible la cada vez más alta incidencia de la enfermedad cardiovascular. Dicho esto, y a pesar de los avances médicos buscando alternativas a la cirugía, es evidente que la cirugía cardiaca sigue siendo necesaria en muchos casos, como demuestran las estadísticas de los países más desarrollados del mundo, donde a pesar de estar sobradamente implantadas las soluciones por vía hemodinámica, la tasa de cirugía cardiaca en el norte y centro de Europa, por ejemplo, se sitúa en torno a las 75 cirugías por cada 100.000 habitantes, mientras que en La Rioja o en el País Vasco nos encontramos en torno a las 50 cirugías por cada 100.000 habitantes.

Seguimos investigando y trabajando por mejorar las condiciones y el postoperatorio de la cirugía cardiovascular y, por supuesto, de la Hemodinámica, pero desde mi experiencia resulta esencial facilitar al paciente una excelente acogida con información clara y suficiente para favorecer su mejor y más rápida vuelta a su vida normal.

Habitualmente, el paciente al volver a su casa, y superada la fase inicial de excitación al ver que todo ha salido bien y vuelve a su hogar, puede caer en un estado de cansancio que, en función de las diferentes personalidades de cada persona, puede llegar a convertirse en un estado de cierta depresión o ansiedad.

Alejado de la seguridad del entorno hospitalario, algunos pacientes optan por abandonarse al cobijo del sofá o la cama, muchas veces por miedo a realizar un esfuerzo que le perjudique o por propio abandono porque realmente se sienten muy cansados.

Mi consejo, avalado por muchos años de experiencia tras movilizar y dinamizar a mis pacientes, casi al día siguiente de la cirugía, es que cuanto antes nos forcemos a iniciar la recuperación, antes nos recuperaremos. En ocasiones, los pacientes o sus familiares nos expresan su sorpresa ante un alta hospitalaria tan rápida, al ver que les enviamos a su casa pasados sólo 4 ó 5 días de la cirugía. Sin embargo, nuestra manipulación y dinamización temprana del paciente tras su alta de la UCI nos permite enviarlo a su casa, donde va a ser excelentemente cuidado en la mayoría de los casos, porque su problema hospitalario ya está resuelto y lo que a partir de ahí tiene que hacer es seguir unos sencillos hábitos de vida.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos