'Hielo negro' y 'ciclogénesis explosiva', nuevos peligros

J. C.LOGROÑO.

La detonación de un coche-bomba en la casa-cuartel de Calahorra en marzo del 2008, las inundaciones de noviembre del mismo año en Logroño capital, el vendaval de enero del 2009 en el conjunto de la comunidad, el granizo de mayo en La Rioja Baja, las lluvias que pusieron en jaque de nuevo a la capital este mismo año... sin olvidar al pirómano de Posadas. Nevadas, granizadas, fuertes lluvias... es la propia fuerza de la naturaleza la que, puntualmente, colapsa el 112. «Si ya al minuto siguiente de un accidente la centralita se satura de llamadas entrantes, imagínate cuando la ciudad amanece nevada», explica José Ignacio Rodríguez Maimón, jefe del CECOP SOS Rioja. «Las primeras horas de una mañana en la que despertamos con la nieve cubriendo calles y carreteras no se las deseo a nadie», añade en un intento por ilustrar las situaciones de riesgo a las que, cada cierto tiempo, es inevitable hacer frente.

Más vale malo conocido... han comenzado a pensar muy seriamente en el 112. Fenómenos novedosos como la ciclogénesis explosiva o 'bomba meteorológica', la borrasca que desencadena la denominada tormenta perfecta, o el calificado como 'hielo negro', nieve o niebla que con lluvia y bajas temperaturas provoca la congelación del terreno convirtiéndolo en una auténtica pista de patinaje, han venido a sumarse en los últimos tiempos a la lista de incidencias para echarse a temblar.

«Nunca puedes cometer el error de pensar que ya lo has visto todo... cuando crees que lo tienes bajo control, surgen nuevos inconvenientes», asevera sabedor de que vendrán nuevas amenazas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos