Una compañía de capital riesgo toma el control de Burger King

La operación rondará los 3.100 millones de euros y los accionistas recibirán 18,6 euros por título, el 46% más de su valor en Bolsa

ANDER CARAZOMADRID.
Fachada de las oficinas de la empresa de hamburguesas en Miami. ::
                             AFP/
Fachada de las oficinas de la empresa de hamburguesas en Miami. :: AFP

Burger King ha encontrado un nuevo 'rey'. La firma privada de inversión 3G Capital tomará el mando de la cadena de restaurantes de comida rápida por unos 3.100 millones de euros, un total en el que se incluye la deuda que arrastraba la empresa. Los accionistas de la compañía recibirán 18,6 euros por título, un precio que es un 46% mayor al que se negociaba en bolsa antes de los rumores sobre una posible operación.

A partir de ahora, los reyes de las hamburguesas disfrutan de 40 días de plazo en los que tienen total libertad para solicitar mejores propuestas de compra. La compañía de capital riesgo ya dispone del compromiso de financiación por parte de JP Morgan Chase Bank y Barclays Capital. Durante el traspaso de poderes, el actual presidente y consejero delegado de Burger King, John W. Chidsey, seguirá al frente de la compañía. Después asumirá las funciones de presidente adjunto de la junta directiva, junto con el socio gerente de 3G Capital, Alex Behring.

Chidley destacó la «probada trayectoria como inversor» de 3G Capital y confió en que esto servirá para fortalecer a la cadena de hamburgueserías y salir de la difícil situación en la que está inmersa.

Burger King estuvo en manos de firmas de capital privado hasta 2002, cuando TPG Capital, Bain Capital y Goldman Sachs Capital Partners -que aún controlan el 31% de la empresa- compraron la compañía al grupo británico Diageo, el mayor productor mundial de bebida alcohólicas. En los últimos resultados trimestrales, presentados la pasada semana, los beneficios de esta firma de restaurantes de comida rápida cayeron un 17%, hasta quedar en 37,97 millones de euros. Los dirigentes de la compañía señalaron al impacto del desempleo entre los jóvenes estadounidenses como principal causa del descenso. En ese mismo plazo, McDonalds aumentó en un 12% sus ganancias.