Las familias de los fusilados en La Pedraja piden un homenaje del Estado

La Asociación cree que «un acto institucional» con presencia del jefe del Estado serviría para facilitar la reconciliación

EFEVILLAFRANCA.
Una voluntaria limpia un cuerpo hallado en La Pedraja. ::                             DÍAZ URIEL/
Una voluntaria limpia un cuerpo hallado en La Pedraja. :: DÍAZ URIEL

Las exhumaciones que, desde el 23 de agosto, se llevaban a cabo en La Pedraja concluyeron ayer con el descubrimiento de 101 personas fusiladas entre julio y noviembre de 1936, durante la primera y durísima represión del régimen de Franco. En la zona, los historiadores calculan que podrían hallarse hasta 300 personas, de las que más de 60 son riojanas a las que se les dio el 'paseíllo' en este monte burgalés.

Ayer, tras la finalización de los trabajos realizados por la Sociedad Aranzadi gracias a una subvención del Gobierno central, el presidente de la 'Asociación de personas asesinadas en La Pedraja', Miguel Ángel Martínez, reclamó un «acto de homenaje institucional» con presencia del jefe del Estado para rendir un homenaje a las víctimas y a sus familias.

Tras la excavación de la fosa los familiares se sienten «más tranquilos», en palabras de Martínez, por todo lo que «se ha sufrido».

Los más de 60 represaliados riojanos pertenecían a asociaciones obreras, como la CNT o la UGT, o republicanas y procedían de diversas localidades riojalteñas: Tirgo, Tormantos, Santo Domingo, Castañares o Grañón, entre otras.

El presidente de la Asociación indicó que desde 1976, anualmente, los familiares rinden un homenaje a las víctimas de la represión en este paraje, donde se sitúa un monolito en memoria de los españoles defensores de la libertad y la democracia, con una placa que dice: «No fue inútil su muerte, fue inútil su fusilamiento».

Ha avanzado que el próximo 1 de noviembre se volverá a convocar este acto de homenaje y se abrirá en Villafranca Montes de Oca una exposición con fotografías de la fosa y los trabajos realizados por el grupo de 25 expertos provenientes de toda España, Argentina, Reino Unido o Estados Unidos.

A juicio de Miguel Ángel Martínez, tras el hallazgo de los cuerpos en una fosa como ésta, con más de un centenar de víctimas de la Guerra Civil, es preciso un «acto institucional» con la presencia del jefe del Estado e incluso con la asistencia de personas y familiares de ambos bandos para facilitar la reconciliación.

Seguir con la búsqueda

Martínez ha subrayado que han aparecido muchos más cuerpos de los que en principio se estimaba que podía haber, aunque la intención es continuar con la búsqueda de nuevas fosas en estos montes y para ello se espera una fotografía aérea de 1946 que va a aportar el Instituto Geográfico Internacional. De momento, se ha excavado una trinchera de 26 metros de largo y 2,3 de ancho donde reposaban los cuerpos en diversos grupos.

Los cuerpos serán trasladados a los laboratorios de la Sociedad de Ciencias Aranzadi en San Sebastián, donde se intentará conseguir su identificación, aunque su estado de conservación es muy malo a causa de la acidez del suelo.

Martínez ha expresado su especial agradecimiento a la Asociación de la Recuperación de la Memoria Histórica, por la ayuda que les ha prestado a los familiares para poder llevar a cabo la excavación y exhumación.