El cónclave del arte riojano

El pintor alberitense Emilio García Moreda creó en 1979 la exposición de pintura y escultura Mazacote de Barro. Este nombre aludía al medallón rudo, fabricado en arcilla, con que se obsequiaba a los colaboradores y artistas participantes en la muestra, quienes colgaban de sus cuellos aquella incómoda y pesada torta de barro en señal de mofa por los premios artísticos que se entregaban en la época.

Posteriormente, el galardón se ha diseñado en otros materiales, como la madera o el bronce, volviendo en los últimos años al espíritu del barro. Tras la muerte en 1983 de su impulsor, Emilio García Moreda, la cita incluye la celebración de un Memorial en recuerdo del gran pintor alberitense. Y en 1996 se instauró la distinción del Mazacote de Oro que reconoce la trayectoria personal y los méritos de un artista seleccionado por una comisión.

Pero, sobre todo, la exposición del Mazacote de Barro permite disfrutar en Alberite durante una quincena de una muestra heterogénea y representativa de las últimas tendencias del arte riojano, ya que está abierta a diferentes estilos, técnicas y tamaños de piezas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos