Paul atrapa a España

El pulpo más célebre del planeta predice que La Roja ganará el Mundial

ENRIQUE MÜLLER CORRESPONSAL EN BERLÍN
Paul se decanta por la urna con la bandera  española en su acuario de Oberhausen. ::                                                        EFE/
Paul se decanta por la urna con la bandera española en su acuario de Oberhausen. :: EFE

Paul, el pulpo más famoso del planeta Tierra, volvió ayer a acaparar la atención mediática gracias al interés de decenas de cadenas de televisión y un sinfín de fotógrafos. La cita era en el acuario de Oberhausen, para relatar al mundo, en vivo y en directo, la última predicción del molusco, que nació con la gracia divina de adivinar los resultados de los partidos de fútbol.

Paul, un 'octopus vulgaris' habituado a los focos y cámaras de televisión, actuó como un verdadero profesional a la la hora de dar a conocer sus vaticinios. A las 11.12 horas de la mañana, el cefalópodo alargó un tentáculo para atrapar un mejillón que había sido depositado en una urna de plexiglás adornada con la bandera de Alemania.

La elección de Paul convenció a una periodista de la cadena N24, que transmitía en directo el espectacular evento, para gritar emocionada: «¡Alemania ganará a Uruguay!». Cuarenta y cinco minutos más tarde, la reportera volvió a relatar: «España ganará la final del Mundial». Paul había actuado con una rapidez inaudita para escoger el mejillón que estaba en el cubículo con la bandera española.

¿Será cierto? ¿Es Paul un infalible oráculo que tiene la capacidad divina de predecir la gloria y la derrota en un campo de fútbol? En Alemania y, ahora en España, miles de fanáticos creen que el pulpo es dueño de un raro don que le permite predecir con días de antelación el resultado de un partido.

¿Acaso Paul no acertó con todos los pronósticos que hizo con la selección alemana, incluido el desenlace entre el equipo alemán y 'La Roja'? «Paul es un especialista de los partidos de Alemania. Vamos a ver ahora si también acierta con otros partidos», señaló un portavoz del acuario Sea Life de Oberhausen, donde el pulpo vive en un tanque de 1.500 litros de agua.

Paul, que nació en el 2008 en Weymouth, en el sur del Reino Unido, adivinó todas las victorias de Alemania en Sudáfrica (Australia, Ghana, Inglaterra y Argentina) y las dos derrotas, ante Serbia en la primera ronda y con España en la segunda semifinal. Este último pronóstico cimentó la fama del bicho, pero puso en peligro su vida en su país de adopción. Cientos de miles de fanáticos alemanes pidieron en voz alta acabar con él.

«Nuestros colaboradores vigilan con mucha atención a Paul», admitió Dasniel Fey, un empleado del acuario. «Pero aquí nadie cree que las amenazas de muerte sean serias». La furia contra Paul ya decreció y ahora la moda que reina en Alemania es recomendar un exilio dorado al pulpo, por ejemplo, un acuario en España, donde gozaría de una admiración eterna, sobre todo, si acierta en su último pronóstico. Algunos aficionados alemanes también recuerdan con malicia el único error cometido en su extraordinaria carrera de oráculo. En la final de la Eurocopa de l2008, el pulpo pronosticó una victoria de Alemania sobre España. Fernando Torres se encargó, entonces, de manchar la inmaculada trayectoria del augur, una posibilidad que podría repetirse mañana en Sudáfrica. Pase lo que pase, la carrera de adivino de Paul está a punto de llegar a su fin. La esperanza de vida de los pulpos no supera los tres años, y él ya ha vivido dos años y medio. Por si acaso, empresarios del concello orensano de O Carballiño han ofrecido 30.000 euros por sus tentáculos, con el objetivo de promocionar la feria del pulpo de la localidad.

Fotos

Vídeos