La Comisión de la Memoria Histórica propone suprimir los nombres franquistas de 17 calles

Calvo Sotelo volvería a ser Zurbano, Jorge Vigón se llamaría avenida de la Libertad y el parque Gallarza se dedicaría al Nobel José Saramago

J. SAINZLOGROÑO.
Monumento a Gallarza en el parque que lleva su nombre. ::                             DÍAZ URIEL/
Monumento a Gallarza en el parque que lleva su nombre. :: DÍAZ URIEL

La Comisión de la Memoria Histórica propone retirar los nombres franquistas de 17 calles logroñesas como Jorge Vigón y Calvo Sotelo, así como los de parques y glorietas como Gallarza y Alférez Provisional, y sustituirlos por referencias genéricas anteriores a la Guerra Civil como avenida de la Libertad, personajes históricos relegados durante la dictadura como Zurbano, contemporáneos como José Saramago y políticamente más acordes con la España actual como plaza de la Democracia.

«Ya es hora de que los restos del franquismo desaparezcan de la ciudad de Logroño», afirmó ayer el concejal Carlos Navajas, presidente de la citada comisión, al informar sobre el dictamen de este órgano creado por el Ayuntamiento en diciembre «para el estudio y aplicación de la ley estatal por la que se reconocen y amplían derechos y se establecen medidas a favor de quienes padecieron persecución o violencia durante la Guerra Civil y la dictadura en la ciudad de Logroño».

El cambio de nombre de esas 17 calles es la propuesta más llamativa: Calvo Sotelo, considerado por el franquismo 'protomártir de la cruzada nacional', recuperaría el nombre histórico que precisamente le fue retirado por el régimen anterior, el del héroe liberal del siglo XIX Martín Zurbano. Asimismo, se recuperarían la calle de La Audiencia y la del escritor Blasco Ibáñez. Y se dedicarían sendas vías al frontón Beti Jai, donde se encontraba, y al Ateneo Riojano.

También tendrían calles 'El Españoleto', músico riojano del siglo XVIII; Cossío, pedagogo riojano precursor de la Institución Libre de Enseñanza; Emilio Francés, alcalde entre 1918 y 1920 asesinado en el 36. Y personajes más recientes: Pilar Salarrullana, recordada protagonista de la transición riojana en adelante; Miguel Sarabia, abogado superviviente de la matanza de Atocha; Ellacuría, teólogo de la liberación; el artista Rubio Dalmati, exiliado durante años; Julián Rezola, pionero de la educación de calle, y el Nobel portugués recientemente fallecido, José Saramago.

Por último, se utilizarían referencias genéricas como calle Solidaridad, avenida de la Libertad y plaza de la Democracia. «Se trata de desterrar los restos del franquismo y sustituirlos por símbolos de la memoria pública democrática -explicó Navajas-. Lo contradictorio es que perviva la memoria dictatorial en una sociedad democrática».

Por otro lado, se propone mantener otros 14 nombres, pero anulándose la justificación ideológica que motivó su inclusión en el callejero: las avenidas de Navarra, Viana, Portugal y Bailén, las calles Doce Ligero, Virgen del Pilar, Oviedo, Huesca, Galicia, Belchite, Somosierra, Comandancia e Intendencia, y la plaza Amós Salvador.

Son, en todo caso, «propuestas no vinculantes», matizó Navajas, que, deberán ser ratificadas por el Ayuntamiento. En la comisión, señaló, «han tenido un amplio grado de consenso», si bien, el PP se abstuvo. El concejal espera que ahora se abra el debate entre los ciudadanos y que los cambios puedan materializarse con la mayor normalidad. La comisión ha estado formada por representantes de Asociaciones de Vecinos, La Barranca, Ateneo, Amigos de La Rioja, los sindicatos UGT y CCOO, y los grupos municipales del PSOE, PP y PR.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos