Luz, color y cristal en San Asensio

El proyecto, con un presupuesto total de 20.000 euros, decora los vitrales con motivos vinculados a la Cofradía, Davalillo y la Ascensión La Cofradía de la Vera Cruz restaura las vidrieras de la iglesia parroquial

J. I. GASCOSAN ASENSIO.
El autor de las vidrieras, pintando una en su taller; abajo, colocación de la vidriera y vista de la dedicada a la Cofradía de San Asensio./
El autor de las vidrieras, pintando una en su taller; abajo, colocación de la vidriera y vista de la dedicada a la Cofradía de San Asensio.

La Cofradía de la Santa Vera Cruz de San Asensio ha puesto en marcha uno de sus proyectos más ambiciosos: la instalación de vidrieras en los vanos de su iglesia parroquial, dedicada a la Ascensión del Señor. El proyecto consiste en la instalación de seis vitrales, con motivos ligados a la historia local y a otras peculiaridades del muncipio de La Rioja Alta; el primero, de gran colorido, hace referencia a detalles de la citada Cofradía, que data del siglo XV, y fue colocado justamente en la vidriera existente encima del altar de la propia Cofradía. El programa iconográfico fue encargado a la empresa Vidrieras Susi y al artista Julián Sagastizábal, que han colocado ya tres de los vitrales, con un presupuesto total de 20.000 euros.

La primera vidriera representa a los miembros de la Cofradía promotora del proyecto situados frente a la cruz, como reflejo de la vinculación con el templo de los cofrades, a quienes el artista representa postrados. Al fondo, se dibuja una ermita que representaría a la desaparecida de San José, que originalmente acogió las insignias de la Santa Vera Cruz y que se denomino Casa de la Cruz en 1608.

Otra de las vidrieras se dedica a la Ascensión del Señor, festividad que dio nombre al pueblo y que es también la titular de la parroquia. Fue colocada en el ventanal derecho, mirando frente al altar mayor. Y otra tercera está colocada en el ventanal redondo, justo frente a la vidriera de la Cofradía. Este tercer vitral hace alusión a las raíces de la historia local, el castillo de San Asensio y la ermita de Davalillo.

El proyecto se completa con otras tres vidrieras más, todavía pendientes de ejecución.