Más de 90.000 cuentas de correo electrónico fueron hackeadas el año pasado

El 70% de los servicios cotidianos están alojados en la nube./
El 70% de los servicios cotidianos están alojados en la nube.

La consultora K2 Intelligence asegura que los departamentos técnicos tienen que aprender a comunicar la importancia de los ciberamenazas al resto de la organización para ganar en concienciación

EDURNE MARTÍNEZmadrid

En el mundo existen 1.440 millones de dispositivos móviles conectados, el 70% de los servicios cotidianos están alojados en la nube y el 75% de las personas tienen perfiles en redes sociales. Con motivo de la celebración del mes de la Concienciación Internacional para la Seguridad, la consultora de riesgos empresariales K2 Intelligence ha elaborado una lista de consejos para aumentar la capacidad de respuesta de las personas en caso de un ciberataque.

En opinión de Marina Nogales, directora de K2 Intelligence, antes solo estaban preparadas las grandes empresas para los ataques por internet, pero ahora es "necesario" que las medianas y pequeñas compañías también estén preparadas. Nogales afirma que "tienes un 99% de posibilidades de recibir un ciberataque, por lo que hay que estar preparado para solucionarlo en el menor tiempo posible".

Como datos, desde la consultora han asegurado que solo el año pasado fueron hackeadas más de 90.000 cuentas de correo electrónico, y el tiempo para resolver estos ataques está creciendo -por la mayor profesionalización de los mismos- pasando de una media de 14 días en 2010 a los 46 días en 2015.

Además, desde la compañía aseguran que los ataques de éxito han aumentado un 46% en 4 años y que el coste global de los ciberataques supera ya 1 billón de dólares. Asimismo, Estados Unidos, uno de los países más atacados del mundo, reconoce que casi el 93% de sus grandes empresas y el 87% de las pymes han denunciado haber sufrido una intrusión en el último año.

Noticias relacionadas

Por otra parte, Adolfo Hernández, subdirector del 'think tank' de ciberseguridad español Thiber, advierte de que "todos queremos que protejan nuestros datos, pero regalamos muchísima información sin parar". El experto explica que se sube a internet "las calorías que gasto cuando voy a correr, lo que comemos en Instagram, los viajes que hago en Facebook y lo que pensamos en Twitter".

Así, Hernández también advierte a las empresas de la importancia de invertir en seguridad, no solo a nivel corporativo, sino para 'educar' a sus empleados. "Hay que tener en cuenta que la gran parte de la población no viven dentro de la burbuja digital. La gente repite su pin, pone fechas de nacimiento, escribe la misma contraseña", un problema en el mundo cada vez más conectado en el que vivimos.

 

Fotos

Vídeos