El portátil del caos mundial

El portátil del caos mundial

Un ordenador infectado con seis virus letales se subasta como obra de arte en Nueva York por 1,2 millones de euros

ISAAC ASENJOMadrid

El universo de las subastas es apasionante y excéntrico a partes casi iguales. Da igual lo que se vaya a vender que siempre habrá alguien que ponga una buena cantidad de dinero para llevárselo. Ya sea la muela podrida de John Lennon, unas cintas con mensajes eróticos de Madonna, la ropa interior usada por Michael Jackson, un sándwich con la imagen de la Virgen María o unos kilos de queso de Cabrales. Todo vale pese a que rocen lo obsceno o extravagante.

Y tan subjetivo es el arte que muchos no entienden cómo algunas piezas pueden valer millones, aunque al menos en los casos anteriores no existe nada peligroso en ellas. Las obras - de arte o no- eran inofensivas, no como el ordenador portátil que se ha subastado en los últimos días en Nueva York. La puja ha sobrepasado los 1,2 millones de euros y se desconoce quien ha sido el osado. Porque hay que ser muy intrépido para hacerse con un dispositivo contaminado con los seis virus informáticos más peligrosos del mundo. Eso sí, su comprador debe comprometerse a no conectarse a Internet para no volver a infectar más equipos. «Al enviar una oferta, usted acepta y reconoce que está comprando este trabajo como una obra de arte o por razones académicas, y no tiene intención de difundir ningún malware», recogen los términos de la subasta.

Detrás de todo este tinglado se encuentra el artista chino Guo O Dong con su obra de arte moderno 'La persistencia del caos', cuyo objetivo es realizar una crítica ante «las amenazas abstractas que plantea el mundo digital», según declaró él mismo al medio de noticias tecnológicas The Verge. Según se indica en la página web de la obra, el dispositivo -un Samsung NC10 de segunda mano que viene con Windows XP en su interior- está aislado para prevenir la difusión de los programas maliciosos que van desde el ILoveYou al más reciente WannaCry. Los seis virus que esconde en su interior esta máquina cuyo creador tilda de «catálogo de amenazas históricas», causaron unos daños totales valorados en más de 93.000 millones de euros.

Durante una retransmisión en Twitch, se pudo ver cómo se encendía el aparato y se ejecutaban los diferentes virus y malware que incluye en su interior. «Tenemos la fantasía de que las cosas que suceden en los ordenadores realmente no pueden afectarnos, pero es absurdo. Los virus que afectan a las redes eléctricas o la infraestructura crítica pueden causarnos daños directos», declaró Guo, que quiere hacer ver al mundo que los ciberdelincuentes no solo se encuentran en las series de plataformas de pago.

Virus para todos

En el año 2000 el peligroso virus informático I love you, originario en Filipinas, provocaba la alarma mundial, paralizando el sistema de comunicaciones de la Cámara de los Comunes, el Pentágono, la CIA y la Casa Blanca. El MyDoom afectó especialmente a Microsoft Windows, cuando en el 2004 infectó millones de ordenadores a través del email. El troyano 'SoBig' circuló como spam viral en 2003, detuvo el transporte de mercancías y el tráfico informático en Washington, paralizó Air Canada y ralentizó los sistemas informáticos de varias empresas americanas.

En el 2017 el 'criptogusano' WannaCry afectó a más de 75.000 ordenadores en todo el mundo. En un boletín de prevención, la Policía Nacional indicó que los primeros ataques se dirigieron contra centros hospitalarios británicos, así como contra «una importante compañía de telecomunicaciones española», en alusión a Telefónica. DarkTequila es un malware hecho por y para América Latina diseñado para recolectar una amplia variedad de datos de los ordenadores infectados, incluyendo las contraseñas de servicios online y credenciales bancarias. BlackEnergy se concibió originalmente como una herramienta de recopilación de datos, pero se convirtió en un malware capaz de dañar la infraestructura crítica de un país, usándose para provocar un apagón a gran escala en Ucrania en diciembre de 2015.

Lo positivo de que este ordenador no haya sido vendido como una ciberarma en un mercado negro de la deep web sino subastado como una obra de arte es que se encuentra completamente aislado. A no ser que algún inconsciente decida conectarlo a una red o a un USB.