Las denuncias por violencia de género baten todos sus récords

Los tribunales españoles alcanzan el mayor porcentaje de maltratadores castigados, al condenar a los agresores en el 72,1% de los casos

Alfonso Torices
ALFONSO TORICESMadrid

Las mujeres maltratadas comienzan a perder el miedo a denunciar, según los últimos datos aportados por el Observatorio contra la Violencia de Género. Las cifras del tercer trimestre del año, el correspondiente al verano, indican que nunca antes se habían puesto más denuncias en España por violencia de género, pese a que el número de víctimas en ese periodo no creció con respecto a doce meses antes.

Las 43.560 denuncias por violencia machista que llegaron a los juzgados españoles entre julio y septiembre pasados suponen un aumento de 2,3 puntos con respecto a un año antes -cuando hubo 42.571- y baten todos los récords de la serie histórica. Hasta ahora el periodo con el máximo de denuncias era el segundo trimestre de 2017, con 871 menos que ahora.

Este incremento de las denuncias se produce, además, sin que se deba a un aumento de las víctimas, que en el segundo trimestre del año fueron 40.718, con un leve descenso de tres décimas sobre hace un año, cuando se registraron 108 maltratadas más.

La razón del crecimiento de las denuncias hay que buscarla en el paso al frente de las propias víctimas. Fueron ellas las que acudieron en mayor número a demandar ayuda y protección de la justicia, bien con la notificación directa al juez o a través de los atestados policiales. Pusieron directamente hasta el 70% de las denuncias, lo que supone un aumento de dos puntos con respecto a un año antes. El dato negativo, sin embargo, es que siguen sin verse arropadas por sus familiares, que cada vez denuncian menos los casos de malos tratos que observan. Han pasado de ser el 2,25% de las denuncias hace un año a representar solo el 1,4%.

Pese a todo, las cifras de víctimas -452 al día de media- siguen en el punto más alto, solo un centenar de casos por debajo de hace un año, que fue cuando con 40.829 maltratadas en el trimestre se alcanzó el máximo histórico. El 67,9% de las víctimas detectadas son españolas y el 32,1% extranjeras. Esta lacra alcanza a 17,1 mujeres de cada 10.000 en el conjunto del país, con ratios muy altas en Baleares (30,35), Murcia (22,94), la Comunidad Valenciana (21,89), y Cantabria (20,43), y las tasas más bajas en Extremadura (9,78), Castilla y León (10,48), y Galicia (10,72). Casi el 11% de estas mujeres, un porcentaje algo mayor al de hace un año (10,2%), se acogen a la dispensa legal que les permite no declarar contra sus parejas, lo que en ocasiones provoca la absolución de los violentos.

El segunda dato más relevante aportado por el Observatorio contra la Violencia de Género es que los tribunales españoles cada vez castigan con más eficacia a los maltratadores. Los datos del tercer trimestre de 2018 señalan que hasta el 72,16% de las sentencias dictadas en ese período fueron condenatorias, proporción hasta ahora nunca alcanzada. Se trata de un porcentaje 2,3 puntos superior al de hace doce meses que, a su vez, había sido el mejor dato de condenas de toda la serie histórica, con el 69,9%.

Durante el tercer trimestre de 2018, los órganos judiciales españoles dictaron 10.741 sentencias penales en el ámbito de la violencia de género, con 7.751 condenas. El mayor porcentaje de condenas se produjo en los juzgados de violencia sobre la mujer, con un 89,4%, seguido de las audiencias provinciales, con un 82,1%. Un 55,2% de las sentencias dictadas por los juzgados de lo penal también fueron condenatorias. Todas estas cifras suponen incrementos respecto a las del mismo trimestre del año anterior, destacando los diez puntos de aumento en la cifra de condenas dictadas por las audiencias provinciales.

Más protección

La presidenta del observatorio, Ángeles Carmona, destacó entre los aspectos más positivos de los datos de este trimestre, además del gran aumento de las condenas a agresores, el mantenimiento del alto porcentaje de las órdenes de protección que concedieron los magistrados (el 68% en los juzgados especializados y el 75% por los jueces de guardia), y el aumento de las medidas civiles y penales que dictaron los juzgados para proteger a las víctimas.

Los órganos judiciales adoptaron 4.378 medidas civiles de protección de mujeres y a los menores víctimas de la violencia de género, con un incremento en un 16% de la cifra de 3.760 medidas adoptadas el año anterior. De estas actuaciones, destaca el número de medidas de atribución de la vivienda (1.223) y de prestación de alimentos (1.419). En 308 casos se procedió a la suspensión judicial de la guarda y custodia y en 197 casos a la suspensión del régimen de visitas.

En igual período se acordaron 17.044 medidas penales de protección, un 10% más que hace un año, de las que destacan la orden de alejamiento, adoptada en 6.638 casos, y la prohibición de comunicación, acordada en 6.430 casos. Los jueces también dictaron 354 órdenes de prisión provisional.