70.000 universitarios se quedan sin beca o la ven reducida por la exigencia de notas más altas