Cazadores y pescadores protestan contra el rechazo del Congreso a la modificación de la ley de Patrimonio Natural

Un barco de pesca./
Un barco de pesca.

La PP pretendía fijar excepciones para la caza y la pesca de especies invasoras

J. LUIS ALVAREZ

Los cazadores y pescadores, junto a la plataforma Mundo Rural, anunciaron esta martes movilizaciones contra el rechazo, la semana pasada, del Congreso de los Diputados a la modificación de la ley de Patrimonio Natural. La reforma presentada por el Grupo Popular y que contó con el voto en contra del PSOE y la abstención de Ciudadanos -partidos que habían dado su apoyo anteriormente a la medida-, permitía la caza y la pesca para el control de especies invasoras.

La movilización, coordinada por la plataforma Mundo Rural en el que también están representados ganaderos, agricultores o el mundo del toro-, pretende que el Parlamento no de la espalda a las población que vive en el campo, porque si queremos que la gente siga viviendo en nuestros pueblos es imprescindible un giro radical en las políticas urbanitas y en la cesión constante a las presiones ecologistas. Según señalan, la caza y la pesca, que representa a más de 3,5 millines de personas y genera una inversión anual del 9.000 millones de euros.

Para el presidente de la Federación Española de Pesca, José Luis Bruna, es necesario que los partidos políticos hagan una proposición clara y rápida que solucione la problemática. Y es que, según el presidente de la Federación Española de Caza, Ángel López, en el mundo rural tenemos que salir todos del armario y oponernos a que se legisle por imposición. López animó a los colectivos presenten a luchar contra esa sociedad en la que no estamos de moda y a trabajar todos los días en los despachos de los partidos políticos para explicar la realidad del campo.

Según el presidente de la Oficina Nacional de Caza y el Desarrollo Rural, Santiago Azurmendi, vivimos en un país con intereses partidistas, pero desde los colectivos que viven del campo queremos seguir siendo el motor de las zonas rurales, dado que hemos demostrado que somos conservacionistas y nunca vamos a dejar tirado al mundo rural.

De esta manera, la plataforma Mundo Rural anunció movilizaciones distintas desde principios de 2018 para que las políticas mediambientales les tengan en cuenta. Porque la negativa parlamentaria a la reforma de la Ley de Patrimonio Natural deja fuera de la ley a actividades como la pesca, con las pérdidas que se trasladarán también al turismo, incluido el cierre de al menos 25 piscifactorias.

Todo esto es consecuencia de la sentencia del Tribunal Supremo que en 2016, a instancias de las organizaciones ecologistas, incluyo varias especies en el catálogo de invasoras del Ministerio de Medio Ambiente. Además, prohibía actividades cinegéticas, piscócicolas o comerciales relacionadas con el listado para erradicar su presencia en España. La propuesta del PP, que sorteaba la sentencia, pretendía frenar el exterminio del arruí -especie cingética que deja un importante desembolso en la comarca de Sierra Espuña (Murcia)- o la trucha arco iris, que se comercializa para la alimentación o para los cotos intensivos de pesca. También están en esa lista el cangrejo autóctono traido a España por Felipe II desde el norte de Italia- o la carpa, introducida por los romanos hace 2.000 años. Son dos especies que general pingues beneficios tanto comerciales o por su captura deportiva.