Podemos redobla su ofensiva contra la misa en TVE y Blázquez niega que se incite al odio

El presidente de la Conferencia Episcopal (CEE) y Arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez./
El presidente de la Conferencia Episcopal (CEE) y Arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez.

El presidente de los Obispos españoles pide respeto para los homosexuales mientras que la formación morada tuitea una homilía en la que se manda a los gays al infierno

AGENCIAS / R.C.MADRID

El presidente de la Conferencia Episcopal (CEE) y Arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha defendido la retransmisión de la Misa por La 2 de TVE y ha negado que en las homilías se incite al odio a colectivos como los homosexuales como han argumentado dirigentes de Podemos.

"Me llama la atención que se pueda decir esto, seguramente quien lo ha dicho no ha ido a misa y no saben lo que se dice allí; cuando se dice una cosa hay que tener fundamento para poder decirlo", ha añadido el Arzobispo de Valladolid en una entrevista en la Cadena Cope recogida por Europa Press.

El presidente de los Obispos españoles ha pedido, además, respeto para los homosexuales, porque "como personas tienen derecho a ser respetados y a respetarse".

Sobre la retransmisión de las misa en TVE, Blázquez considera que "es un ofrecimiento a los ciudadanos de una celebración de carácter religioso" y ha añadido que "también otras confesiones religiosas y otras religiones tienen oportunidad en estos medios de exponer y celebrar su propia fe".

Por otro lado, el líder de Podemos, Pablo Iglesias, insistió ayer en su petición de que la televisión pública deje de emitir misas. «La Iglesia católica ya tiene bastantes canales», aseguró el líder de Podemos, que cree que las televisiones públicas deben «difundir contenidos culturales que defiendan diversidad y educación sexual». Además, tanto él como Pablo Echenique han tuiteado un vídeo en el que el Obispo de Alcalá de Henares manda al infierno a los gays.

La polémica tras las primeras declaraciones de Pablo Iglesias ayudó a que el pasado domingo la audiencia de la ceremonia religiosa se triplicara, con más de 1,2 millones de televidentes y una cuota de pantalla del 21,3%.