Corea del Sur desbanca a Finlandia como mejor modelo educativo

Clases de inglés en una escuela de Seúl. / Archivo/
Clases de inglés en una escuela de Seúl. / Archivo

El país asiático obtiene el mejor resultado en PISA de la OCDE gracias a un sistema con un exiguo 2% de abandono escolar y 60% de titulados universitarios

D. VALERAMADRID

Si el informe PISA sirve para condenar y sacar los colores a los países con peores resultados educativos también encumbra a aquellos que ocupan los primeros lugares de la tabla, cuyo modelo será analizado y escrutado al detalle en busca de sus virtudes a imitar. Sin embargo, en esta edición 2012 se ha producido una pequeña revolución al desbancar Corea del Sur al afamado y reconocido modelo educativo de Finlandia del primer puesto.

¿Y cuales son las ventajas del sistema surcoreano? Los expertos lo tienen claro: competitividad y muchas horas de formación. La progresión del país asiático ha sido espectacular en las últimas décadas gracias a la apuesta decidida por la formación de sus ciudadanos. Ha pasado de tener una tasa elevadísima de analfabetismo tras la IIGuerra Mundial a asombrar al mundo con una exigua tasa de abandono escolar del 2% y un 60% de titulados universitarios.

Esa obsesión por mejorar se refleja en las intensas jornadas escolares. De hecho, además de las siete horas de clase en los centros, es habitual que los jóvenes dediquen otras cinco horas de estudio en clases privadas para reforzar los conocimientos. El sistema educativo surcoreano consta de tres años de preescolar, seis años de escuela primaria, tres del ciclo medio de la escuela secundaria, tres del ciclo superior de secundaria y cuatro años de facultad en la universidad. Es decir, similar al español. La educación primaria es obligatoria y gratuita y los tres primeros años de secundaria también son obligatorios.

Pero los buenos resultados no pueden ir acompañados sin inversión pública. De hecho, el Gobierno surcoreano dedica casi el 7% del PIB a la educación -en España ronda el 5%- y fomenta la movilidad exterior de sus jóvenes, por lo que es habitual que cursen parte de sus estudios en Estados Unidos, China e incluso Europa. En cualquier caso el dominio de Corea del Sur en la clasificación de la OCDE se reduce al primer puesto en las pruebas de matemáticas (554 puntos), pero debe conformarse con la segunda plaza en lectura (536 puntos) y la cuarta en ciencias (538).

Preocupación nórdica

Mientras que Corea del Sur disfruta de su reciente reinado educativo, Finlandia analiza con preocupación los motivos de su descenso. Y es que el país nórdico obtiene cada vez peores resultados en el informe PISA. En la evaluación de 2012 Finlandia se mantiene por encima de la media de la OCDE, aunque ya ha sido superado por varios países asiáticos y europeos. Los estudiantes finlandeses de 15 años obtuvieron un resultado de 519 puntos en matemáticas, 25 menos que en 2003. Este retroceso hace caer a Finlandia desde el segundo puesto al sexto. «De todos los países que destacaron en el informe PISA 2003, Finlandia es el que más ha retrocedido en la última evaluación, y esa tendencia es un motivo de grave preocupación», señaló el Ministerio de Educación finlandés en un comunicado. El descenso es más llevadero en el resto de pruebas evaluadas donde el país nórdico logra un tercer puesto en comprensión lectora y el segundo en ciencias.

«El descenso general de los resultados indica que debemos tomar medidas enérgicas para desarrollar la educación finlandesa», afirmó la ministra de Educación, Krista Kiuru, quien anunció la creación inmediata de un amplio foro formado por expertos en enseñanza, políticos, padres y alumnos «para salvaguardar el futuro del sistema educativo». Según la ministra, además de seguir fomentando la igualdad, Finlandia debe encontrar medios para aumentar la motivación de los alumnos durante el aprendizaje y mejorar el ambiente de las escuelas.

Y es que la falta de motivación y la autocomplaciencia se esgrimen como principales motivos para ese retroceso en el rendimiento de los estudiantes. «Otros países han venido a Finlandia para aprender de nuestro sistema educativo y luego han desarrollado el modelo, por eso ahora nos han superado», señaló Olli Luukkainen, presidente del Sindicato de Educación de Finlandia. Una opinión bastante extendida y que también comparten otros expertos educativos como Pasi Sahlberg: «No hemos visto una mejora de las escuelas en los últimos doce años. Finlandia se ha ocupado mucho más de explicar a los demás el porqué de nuestro éxito en PISA que de centrarse en cómo progresar», sostiene.